5° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DEL CARIBE

La quinta versión del Festival Cultural y Literario del Caribe se desarrolló desde el 8 hasta el 10 de junio de 2018, cuya temática fue la granjería, una actividad común en los pueblos riberanos. El evento fue organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear y el Ministerio de Cultura –Programa Nacional de Concertación Cultural-.

En el evento participaron como invitados las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Barranco de Loba, Playitas, Pueblo Nuevo, Juana Sánchez y Tamalamequito. Se mantuvieron las mismas Categorías y Concursos, siendo reemplazado el Concurso de Piqueria en Tambora por el Concurso de Canción Inédita Tambora.

Las presentaciones especiales que hicieron parte de la programación fueron el Grupo de Danza La Esmeralda de Tocancipá, Cundinamarca, folclor invitado; la Escuela de Tambora y Danza Tradiciones de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; Grupo de Baile Moderno Chica Sexy; y, el Grupo K-Libre Vallenato.

En cuanto a la parte académica, se realizó el Seminario “Cultura anfibia lobana y el emprendimiento cultural” por el sociólogo Edgar Rey Sinning; el Conversatorio “El derecho de autor y las vivencias musicales” por el compositor Adolfo Pacheco Anillo; y, el Conversatorio “La caña de millo: cultura, vivencias y tradición” por el cantautor Pedro Ramayá Beltrán.

Jurado: Carlos Guillermo Ospitia Rincón, Luis Alfonso Barletta Castro, Lucy Lorena Pérez Carrillo, Graciela Orozco Méndez y Eliécer Ortega Ospino

El jurado calificador tuvo integrado por la cantautora y docente Graciela Orozco Méndez (Santa Marta), el publicista Carlos Guillermo Ospitia Rincón (Barrancabermeja, Santander), el escritor Luis Alfonso Barletta Castro (Aracataca, Magdalena), el abogado y periodista Eliécer Ortega Ospino (Fundación, Magdalena) y la diseñadora de moda Lucy Lorena Pérez Carrillo (Ocaña, Santander).

 

CUADRO DE HONOR 2018

CATEGORÍA PRIMARIA
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Jesús Nalfred Rojas Mejía.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Liz Paola Vélez Angulo.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.

CONCURSO ECOLÓGICO
PRIMERO: Mariam Antonia Flórez Cerpa.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Ángela Saray Maldonado Puerta.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Sadith Santiago Ardila Ramos.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Nataly Valentina Ardila Villamizar.
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CATEGORÍA BACHILLERATO
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Iván Darío Patiño Cerpa.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Dainer Andrés Páez Pérez.
Institución Educativa de Cerro de Julio-Pueblo Nuevo.

CONCURSO DE POESÍA
PRIMERO: Daniedis Morales Callejas.
Institución Educativa de Playitas.
SEGUNDO: Cristian Camilo Mosquera Contreras.
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CONCURSO DE CUENTO
PRIMERO: Pablo Emilio Cerpa Sáenz.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Isai Rocha Ardila.
Institución Educativa Silvia Cotes de Biswell – Tamalamequito.

CONCURSO DE DÉCIMA
PRIMERO: Aldemar José Rangel Beleño.
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.
SEGUNDO: Aldair Jiménez Canaval.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Marialex Beltrán Centeno.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Keillys Zulay Oliveros Pérez.
Institución Educativa Juana Sánchez.

CATEGORÍA ABIERTA
CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO
PRIMERO: Edgar Fragozo Oliveros. Chimichagua, Cesar.
SEGUNDO: Yeison Fernández. El Banco, Magdalena.

CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA TAMBORA
PRIMERO: Néstor Robles Miranda. Tamalameque, Cesar.
SEGUNDO: Waldiris Martínez Arroyo. Chimí.

 

TEMÁTICA: LA GRANJERÍA

La quinta versión del Festival Cultural y Literario del Caribe fue en homenaje a la temática de “la granjería”, cuyo lema reza: “La granjería: identidad de la cultura ribereña”.

La palabra “granjería” es un término autóctono de los pueblos ribereños y hace referencia a la elaboración y comercialización de los diferentes productos que se obtienen a través de la granja, que se hacen de forma artesanal, y es por ello el origen etimológico de dicha denominación. Cabe resaltar, que en la granjería se destacan una gama de productos alimenticios como las variedades de bollos (bollos de yuca, maíz biche, plátano, maíz limpio, palo con palo, entre otros), cocadas, quesitos, cabellitos de ángel, arepa cocida, revolcados, quequis, cafongos, carimañolas, galletas asadas, panochas y muchos productos más. Estos son alimentos autóctonos de los pueblos ríanos, además son una prueba contundente de su entramado cultural, ancestral, nativo y gastronómico. Por lo tanto, la granjería es una actividad que le hace una contribución importante a la economía local de los pueblos ribereños y a su cultura y tradición.

En el corregimiento de Chimí, se han destacado en esta actividad mujeres como Aida Pedrozo Montenegro, Melba Rosa Ramos Ramos, Ermilda León Ardila, Edis María Barros Canaval, Mercedes Domínguez, Graciela Silva Villarreal, Feliza Ardila Barros, Badía de Jesús Moreno Ardila, Ertermelina Mora, entre otras, que por medio de esta labor han sacado adelante sus hogares.

HOMENAJEADOS

EDIS MARÍA BARROS CANAVAL

EDIS MARÍA BARROS CANAVAL

Granjera nacida el 12 de marzo de 1942 en el corregimiento de Chimí, en el hogar formado por el agricultor Publio Barros Martínez y la señora Esilda María Canaval Camargo. Es la mayor de doce hermanos, cuatro varones y ocho mujeres; y cuenta que creció entre el campo y el pueblo, que por su permanencia en la finca sólo alcanzó a cursar hasta tercer grado elemental. A la edad de 18 años se unió maritalmente con Héctor Avilio Díaz González; desde entonces comenzó, de manera independiente, a elaborar y a vender sus propios productos granjeros. Recuerda que inició con empanadas, carimañolas, arepas asadas con queso, arepa rellena de huevo o con pollo. Edis María es reconocida en la población como una señora esmerada en el sostenimiento de su familia, trabajando a la par de su esposo, buscando que sus hijos aprendieran a defenderse en la vida desde el hogar. Por eso manifiesta que se siente satisfecha porque sus hijas han aprendido a hacer algunos de los productos propios de la granjería, y que de esta manera en sus hogares pueden ayudar a sostener a su familia.

ANA DE JESÚS ARDILA BARROS

ANA DE JESÚS ARDILA BARROS

Granjera nacida en el corregimiento de Chimí, el 17 abril de 1957, en el hogar formado por Miguel Ardila Rodríguez y Dilia Barros Cogollo. Ha dedicado gran parte de su vida a la granjería, arte que aprendió a través de su madre, quien le enseñó a hacer una serie de productos alimenticios como arepa cocida, bollo de maíz limpio, bollo de plátano, bollo de mazorca, bollo de yuca, cocada, pandero, enyucado y otros. “Anita”, como es conocida popularmente, se destaca por ser una mujer emprendedora con un cúmulo de valores éticos y morales que la hace una mujer ejemplar. Ardila Barros considera su oficio de la granjería como una microempresa porque este es la fuente de trabajo que le permite subsistir; asimismo, combina esta labor con la venta de productos de belleza y en los ratos libres se dedica a la modistería.

GUSTAVO EMILIO CENTENO ROJAS

GUSTAVO EMILIO CENTENO ROJAS

Docente nacido en el municipio de San Martín de Loba, el 18 de diciembre de 1949, en el hogar formado por Gregorio Centeno Cerpa y Cándida Emilia Rojas Centeno. Realizó sus estudios en Matemáticas en la Corporación Universitaria de la Costa –CUC-, y luego se especializó en Física Experimental para la Docencia en la Universidad Libre, seccional Atlántico. Laboró como docente en San Martín de Loba (Colegio Cooperativo Agropecuario), El Banco (Colegio Lorencita Villegas de Santos), Caracolí (Institución Educativa Juan Domínguez Romero), Remolino (Institución Educativa Juan Manuel Rudas), Soledad (Gimnasio Pablo VI) y Ciénega (Colegio de Bachillerato Técnico Comercial Virginia Gómez); igualmente, trabajó como tal en la Universidad San Buenaventura, seccional El Banco, Magdalena. Entre sus gestiones se resalta, que hizo parte de la creación de la Casa de la Cultura Orlando Fals Borda y el Colegio Municipal Nocturno de Bachillerato Comercial.

POESÍA: ¡NUNCA MÁS!

¡Levántate mamá!
más, no quiero verte en aquel rincón
preguntándote: ¿por qué?
maquinado el día en que ya no.

Tus pensamientos aniquilan el amor
que en el verano floreció
y aquel no volverá
jamás, nunca más.

¿Por qué decaes?
Mujer guerrera eres
limpiando la casa sin cesar,
haciendo de cocinado, un manjar.

Ven,
dame tu mano
ocultando tu belleza
sé que tu rostro a golpeado.

Has brindado a papá tu juventud
llevando en tu vientre
luces resplandecientes
sin ninguna ingratitud.

Tus ojos azules
desaparecen con la hinchazón
que aquel cobarde papá
pone sin ninguna razón.

¡Levántate mamá!
tu cuerpo adolorido
por tus hijos dará otra batalla
que no te hayas ido.

No, no veo tu cuerpo mover
preocupada estoy por ti
¡Levántate mamá!
no puedes irte sin mí.

Mamá, mamá, ¡levántate!

Daniedis Morales Callejas
5° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2018
Primer Puesto
Concurso de Poesía

 

DÉCIMAS: GRANJERÍA, SÍMBOLO DE MI REGIÓN

Mi inspiración hoy vuela
lo digo con fundamento
con mi corazón contento
INETPLOA que es mi escuela.
Mi gente también anhela
lo que se ve día tras día
mi tema la granjería
y mi nombre es José Aldemar
pues no paro de cantar
esta hermosa poesía.

De productos les voy hablar
que se ven en mi región
rico el dulce de melón
bien lo pueden disfrutar.
Buñuelo pa’ degustar
almojábana y cocadas
la arepita rica asada
a probar yo les invito
los quequis, los cabellitos,
por la gente es disfrutada.

El merengue y el casabe
son ricos bien preparados
delicioso el enyucado
le digo que bueno sabe.
Estos dulces son la clave
para quedar bien a gusto
uno busca por el gusto
y busca el que más se quiere
pero la gente prefiere
un buñuelo bien robusto.

Granjería caribeña
en mi pueblo chimilero
rica la arepa con suero
cuando cocinan con leña.
Aquí esto nos enseña
practicar más granjería
bollo para la comía
yuca, plátano, maíz,
la consume todo el país
y ayuda la economía.

Con esmero quiero cantar
a dos señoras granjeras
que son grandes chimileras
hoy su aporte puede dar.
Se las voy a mencionar
lo digo con alegría
una es Edith María
la otra es la señora Ana
que siempre le ponen ganas
amor y mucha maestría.

Lustro de bella cultura
que se aprecia en mi región
dedicarle mi canción
anhelaba con premura.
Y mi inspiración captura
lo escrito en esta poesía
y con mucha maestría
en forma masiva
gritándole un… viva
oh grandiosa granjería.

Aldemar José Rangel Beleño
5° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2018
Primer Puesto – Concurso de Décimas

 

CUENTO: LA INVASIÓN DE LA INETAM

El 22 de abril a las 6:40 de la mañana venía la seño Naty de misa muy contenta y llegando a su casa le dice Luis, el vecino:
– ¡Oh!, muy contenta Naty
– ¡Sí señor!, vengo de misa –contestó.
Dice Naty: ¿por qué?, ¿quién se murió?
Contestó Luis: nadie, lo que pasa es que invadieron la parte del colegio que queda en la vía que va para Chimí.
Naty sorprendida dijo: ¡cómo así!, y salió a ver
Cuando llegó al lugar dijo:
– Bueno, ¿qué pasó aquí?
Y le contesta Rosa, la vecina del predio: es que esta parte del colegio está sucia y hemos decidido invadir para que esto cambie de cara, además, hay muchas culebras y eso es un peligro para nosotros.
Y la seño Naty se la queda mirando y con un tonito desafiante le dice:
– Ve Rosa, tú con setenta años de estar viviendo al lado del colegio y ahora es que te vas a dar cuenta que hay culebras. Mija no estas ni tibia.
La seño Naty no siguió discutiendo porque esas personas estaban con pícos, palas, barretón y machetes. Bueno hay que evitar y se fue.

Cuando da la vuelta llega a otro grupo de personas y les dice:
– Lo más malo sobre la faz de la tierra es el hombre. Dios mío, lo veo y no lo puedo creer, los estudiantes, sus propios hijos y familiares, levantaron la cerca, limpiaron, colocaron los alambres, sembraron el pasto y que vengan unas personas perversas que quieren tener casa y destruyan el trabajo de los alumnos… uff.

Al medio día la llama el profe Luis:
– Naty los invasores se fueron para el colegio a enfrentarse con el rector.
Ya él estaba con el título de propiedad en mano, para aclararles que lo que estaban haciendo era ilegal. Eso fue teso, no respetaban, se querían comer al rector, le manoteaban, si ustedes hubieran visto. Mira tú… como si el rector tuviera la obligación de solucionarles el problema de vivienda.

La noticia se regó como pólvora por el pueblo y llegan los estudiantes a la casa de la seño Naty y le decían:
– Seño cómo así, que nos vamos a dejar quitar los terrenos del colegio.
– Nosotros vamos para allá.
Dice Naty: no, mis hijos ni se les ocurra, tranquilos ustedes son inteligentes, mañana llega el ESMAD uniformado, sin gas lacrimógeno, sin armas, va reclamar pacíficamente por nuestros derechos.

Así fue, el lunes llegamos al colegio, el rector habló con los docentes y se fue hablar por la emisora y a reunirse con las autoridades competentes.
– Tan, tan, tan, sonó la campana el profesor Pacho, explicó lo que estaba pasando. Cuando terminó su intervención pidió la palabra el Personero, y nos dijo:
– “Muchachos, vamos todos a reclamar nuestros derechos, pero ninguno va hacer nada hasta que yo dé la orden, entendido.
– Sí, sí, gritamos en coro.
Pero antes repasemos unas consignas: fuera los invasores, fuera, fuera, fuera…. Fuera los que no quieren el colegio, fuera, fuera, fuera.
Salimos todos como leones a defender nuestro territorio, pero con respeto y prudencia, el personero era nuestro guía.

Cuando íbamos por la mitad del camino, divisamos a la señora Petrona sentada con la bandera de Colombia. Y cuando ve que son los estudiantes en masa gritando consignas, patica pa’ qué te tengo nojoñe… salió corriendo.

Como la marea estaba baja, dice el Personero:
– Todos a desarmar los cambuchos, y empezamos. Parecíamos un montón de enanos colgados de los estacones estremeciéndolos hasta arrancarlos.
Y como hormigas arrieras en fila india llevamos eso para el colegio. Se pueden imaginar ustedes con esa sofocación que hacía, pero nos hicimos notar.
– Bueno, y cuando terminamos, se acerca la seño Fanny, la madre de un alumno y dice:
– Mire Personero, esos bloques que están encarrilados en ese patio son de la paredilla que tumbaron, llévenselos. El personero dio la orden y los desaparecimos en un dos por tres. Nadie dijo nada.

También les digo que la Policía hizo presencia en el sitio y nuestros profesores no nos dejaron solos ni un momento, pero gracias a Dios todo se hizo con respeto y como debía ser.

Salimos en una marcha corta y pacífica por la Calle Chimilito hasta llegar al colegio. Tuvimos el apoyo de muchas personas de la comunidad educativa de la INETEC, por Facebook, por la emisora y a los invasores les fue como perro en misa: nadie les apoyó semejante atropello.

Les cuento que hasta el día de hoy no han vuelto. El colegio puso una denuncia para que no se volviera a repetir y paguen por los daños causados: tumbar la paredilla, picar y llevarse los alambres y quemar el pasto.

“Antes de actuar se debe averiguar, para que no te vayas a equivocar”.

Pablo Emilio Cerpa Sáenz
5° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2018
Primer Puesto – Concurso de Cuento

Galería de imágenes