4° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DEL CARIBE

El Festival Cultural y Literario de Chimí, en su cuarta versión realizó un cambio a la razón social del evento que pasó a llamarse en adelante Festival Cultural y Literario del Caribe, que se realizó desde el 16 hasta el 18 de junio de 2017. El certamen cultural fue organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear y el Ministerio de Cultura –Programa Nacional de Concertación Cultural-. El éxito logrado por el evento anualmente, motivó a la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, liderada por Adalberto de Jesús Menco Navarro, a construir una tarima para esta clase de eventos en la Plaza Lourdes del corregimiento de Chimí.

Para esta versión fueron invitadas las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Barranco de Loba, Juana Sánchez, Tamalamequito, Playitas y Pueblo Nuevo. Se mantuvieron en esta versión las mismas Categorías y Concursos.

En las presentaciones especiales fueron protagonistas, el Centro de Desarrollo Infantil Semillas del Futuro, con la participación de los niños Johan Nieto Rodríguez y Lineth Mariana González González; Grupo de Tambora de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; Obra de Teatro “Los consejos de Justina” por estudiantes de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; y, el Grupo de Tambora Golpe Malibú, de Barranco de Loba, folclor invitado.

La parte académica del festival, tuvo conformada por el Taller “Ingresando al Olimpo” dictado por el poeta Federico Santodomingo Zárate; Conversatorio “Orlando Fals Borda: hacia una cultura de la niñez”, por el sociólogo y comunicador social Julio Adán Hernández Montealegre y el abogado Julio Antonio Gill Muñoz; Conferencia-Taller de Lectoescritura, por las periodistas juveniles Yara Isabel Paredes Meriño, Saray Elisa Herrera Beleño, Thalía Milagros Audivet Ángel, Alicia Margarita Moreno Beleño, María Alejandra Bandera Raad y Saray Nashira Orellano Jiménez, miembros del Proyecto de Periodismo Cultural Juvenil, Cuarto Ciclo, de la Fundación Libro Abierto; Conversatorio “La décima como herramienta pedagógica” por el decimero y docente Alfredo Rafael Martelo Escobar; y, la Conferencia “Importancia de la piqueria en el arte musical” por el verseador Alcides Antonio Manjarrés Solano.

Jurado: Isaac Alejandro Gamarra Suárez, Carlos Monnery Caiaffa, Luz Nelly García de Romero
y Silvio Modesto Echeverría Rodríguez

El jurado calificador tuvo integrado por el compositor y escritor Silvio Modesto Echeverría Rodríguez (Ciénaga, Magdalena), la escritora Luz Nelly García de Romero (Fresno, Tolima), el pintor Isaac Alejandro Gamarra Suárez (Plato, Magdalena) y el coach y comunicador social Carlos Monnery Caiaffa (Sta. Marta).

CUADRO DE HONOR 2017

CATEGORÍA PRIMARIA
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Juan David Toloza Tafur
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Isabela Urrutia Segovia
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

REINADO ECOLÓGICO
PRIMERO: Angelina Jalch Hernández
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba
SEGUNDO: María Luisa Durán Bermúdez
Institución Educativa de Playitas

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Lía Marie Moscote Jiménez
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Marialex Beltrán Centeno
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CATEGORÍA BACHILLERATO
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Jorge Armando Gutiérrez Bovea
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Maryuris Urrutia Chávez
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CONCURSO DE POESÍA
PRIMERO: Daniedis Morales Callejas
Institución Educativa de Playitas
SEGUNDO: Lis Vanessa Díaz Mora
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CONCURSO DE CUENTO
PRIMERO: Yaider Cortés Mejía
Institución Educativa de Playitas
SEGUNDO: Brena Cecilia Polanco Alvarino
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear de Chimí

CONCURSO DE DECIMEROS
PRIMERO: Aldemar José Rangel Beleño
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear de Chimí
SEGUNDO: Martha Isabel Casares Martínez
Institución Educativa de Playitas

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Saray Sofía Ardila Larios
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Kellys Sulay Oliveros Pérez
Institución Educativa Juana Sánchez

CATEGORÍA ABIERTA
CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO
PRIMERO: Nilson Sánchez Rodríguez
SEGUNDO: Edgar Fragozo Oliveros

CONCURSO DE PIQUERIA EN TAMBORA
PRIMERO: Nilson Sánchez Rodríguez
SEGUNDO: Edgar Fragozo Oliveros

TEMÁTICA: LA EDUCACIÓN

En la cuarta versión el festival acogió como temática “la educación”, razón por la cual el lema escogido reza: “Un pueblo educado es un país realizado”; y, teniendo en cuenta la temática fueron homenajeadas las docentes Neris del Carmen Escobar Paternina y Clara Alicia León Caballero, dos importantes maestras que fungieron como tal en el corregimiento de Chimí.

La tradición oral asegura que don Naún Moreno fue el primer maestro que llegó a Chimí procedente de Ocaña (Norte de Santander), a mediados de la década de 1920, quien viendo los altos índices de analfabetismo en la población implementó la modalidad de dictar clases a domicilio mediante determinado valor. Posteriormente, en 1927, el líder político Leonidas Ortiz Alvear (1890-1974) trajo de San Sebastián (Magdalena) al maestro Erasmo Beleño Ortiz, bachiller del Colegio Pinillos de Mompox, quien organizó en su residencia la primera escuela, de carácter privado. A finales de la década de 1930, siendo diputado de la Asamblea Departamental de Bolívar el doctor José Manuel Ricaurte, consiguió la creación oficial de la Escuela Anexa de Varones que operaba en una casa de bahareque ubicada en la antigua sede de Telecom. Allí laboró como docente Victoriano González Ortiz (1918-1989), a quien luego reemplazaría Francisco Herrera Cervantes (1903-1980). En 1952, con la llegada de la maestra momposina María Josefa de Pérez, la escuela cambió de razón social siendo denominada Escuela Momposina; esta escuela a mediados de dicha década abrió la modalidad femenina con la profesora Matilde García Cogollo. En 1956, el presbítero Ildefonso Gutiérrez Azopardo gestionó el nombramiento de Clara Alicia León Caballero en la Escuela de Niñas, la cual empezó a operar en una casa de bahareque situada al lado de la cancha de microfútbol central.

El político José Daniel Meneses Avendaño consiguió a través de la Gobernación de Bolívar un auxilio de 10.000 pesos para la construcción de la Escuela de Niñas; luego el líder comunitario Leonidas Ortiz Alvear gestionó una nueva partida económica de 30.000 pesos a través de los políticos Miguel Antonio Borja Mejía (Representante a la Cámara) y José Daniel Meneses Avendaño (Diputado de la Asamblea Departamental de Bolívar), recursos que fueron administrados por la Junta de Acción Comunal que contrató al maestro de obras Dolores Ramos Martínez para construir la sede escolar con material de cemento y ladrillo. En 1975, es nombrado por la Secretaría de Educación Departamental el docente Pedro Gutiérrez Ortiz, recibiendo esta vez la institución el nombre de Escuela Rural Mixta de Chimí.

En 1989, siendo José de la Cruz Nieto Ardila suplente del diputado magangueleño Farid Nasar Nasar en la Asamblea Departamental de Bolívar, propuso la creación de un colegio de bachillerato en el corregimiento de Chimí. La discusión al respecto entre los diputados, se centró en que el colegio de bachillerato de San Martín de Loba estaba cerca del corregimiento, pero Nieto Ardila demostró con sus planteamientos las condiciones que presentaba el pueblo aduciendo que el colegio de la cabecera municipal era entonces semiprivado y se requería de un ente público por las condiciones económicas de la comunidad. El proyecto de la creación del colegio fue presentado por los diputados Andrés Ricaurte y Oswaldo Vergara Gallo, estos se presentaron ante el Secretario de Educación Luis Daniel Vargas y solicitaron la inclusión ante la Asamblea Departamental, siendo luego aprobada su creación mediante Ordenanza # 027 de 1989, bajo el nombre de “Colegio Leonidas Ortiz Alvear”, como homenaje a este baluarte impulsor de la educación en la población. Posteriormente, el Secretario de Educación Departamental, Armando Villegas Centeno, nombró como primeros docentes a Ramiro Turizo Gutiérrez (rector), Nicolás Miranda Ramos, Julia Elvira Valdés Balceiro, José Vicente Barraza, Olandis Flórez y otros; el nuevo ente educativo empezó a operar en la antigua Escuela de Niñas o Caseta.

Con la intención de construir una sede propia para el colegio de bachillerato, el señor Encarnación Ramos Rangel donó un lote y vendió otro fragmento de terreno para tal fin, donde se construyeron tres ranchos de palma con piso de cemento como aulas de clase. Siendo tesorero municipal Juan de Dios Barros Martínez consiguió la construcción de dos salones de clases y luego cuando José Nieto Ardila fungió como jefe de planeación municipal consiguió la construcción de un nuevo salón de clases.

El Preescolar Divino Niño desde hacía varios años venía operando en Estadero Los Cocos de propiedad de José Nieto Ardila; ante la necesidad de una sede educativa para tal fin, en 1990, la Junta de Acción Comunal presidida por el líder político Publio Barros Canaval, consiguió a través de un proyecto la construcción de la sede de preescolar, ante el Plan Nacional de Rehabilitación (PNR). La Junta de Acción Comunal dirigida por Mario García, construyó el preescolar en el patio de la entonces sede de Telecom.

HOMENAJEADOS

 

CLARA ALICIA LEÓN CABALLERO. Docente nacida en San Martín de Loba, Bolívar, en el hogar formado por Bonifacio León y Tren y Beatriz Caballero, el 10 de octubre de 1936, siendo la cuarta de cinco hermanos. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Urbana de Niñas de su tierra natal, y terminó en una escuela oficial de El Banco, Magdalena, donde también cursó parte de la secundaria en el Colegio Santa Teresita, con énfasis en Comercio. Fungió como maestra en la Escuela de Niñas del corregimiento de Chimí, desde 1956 hasta 1967. Comenzó labores escolares con 72 niñas, teniendo como responsabilidad tres grados de básica primaria, con jóvenes de hasta 16 años de edad, razón por la cual tuvo que comenzar realizando un período de nivelación académica; la Escuela de Niñas se ubicaba al lado de la actual Cancha de Microfútbol, construida con paredes de bahareque y techo de palma; para comenzar las jornadas académicas los padres de familia contrataron la construcción de una sede escolar en material de ladrillo, zinc y cemento, utilizando provisionalmente el templo como escuela. Para la construcción de la escuela los padres de familias se organizaron a través de un comité, con la asesoría del sacerdote Ildelfonso Gutiérrez Azopardo, integrada por Etanislao Martínez, Julián Ardila Rodríguez, Francisco Herrera Cervantes, Dolores Ramos Martínez y otros, quienes se desplazaron a Cartagena elevando la solicitud de la construcción de una escuela y así fue como gestionaron los recursos económicos para su construcción.

 Homenajeados: Neris del Carmen Escobar Paternina y Santiago Cabarcas Herrera

NERIS DEL CARMEN ESCOBAR PATERNINA. Docente nacida en San Martín de Loba (Bolívar), el 7 de marzo de 1955, en el hogar formado por Guadalupe Escobar Martínez y Teodora Paternina Sampayo; realizó sus estudios primarios en la Escuela Urbana Mixta # 2 y luego siguió la formación de bachillerato en el Colegio Cooperativo Agropecuario de San Martín de Loba. Terminado su ciclo de aprendizaje en 1977, se desempeñó como maestra en Altos del Rosario, Pueblo Nuevo-Cerro de Julio, Buenos Aires, Juana Sánchez y desde 1979, es nombrada en la Escuela Rural Mixta de Chimí, donde se desempeñó durante 34 años hasta pensionarse. La comunidad chimilera resalta su compromiso y dedicación como docente, dejando una huella imborrable en las generaciones que fueron protagonista de sus enseñanzas.

SANTIAGO CABARCAS HERRERA. Cantador de tambora nacido en La Chapetona, corregimiento del municipio de El Peñón (Bolívar), el 24 de julio de 1924, en el hogar integrado por Alejandro Cabarcas Caamaño y Leonides Herrera Laguna. Creció al lado de sus padres acompañándolos en las labores de campo como agricultor, oficio que alternaba con los cantos de tambora, ya que su padre era un destacado cantador de tambora; se crió al lado de su madrastra Joaquina Esmeral, quien organizaba en La Chapetona las rondas de tambora en la época de Navidad. En su pueblo natal se conoció con la dama chimilera Aida Pedrozo Montenegro, con quien formó su hogar y en 1964 se estableció en el corregimiento de Chimí, donde aportó al desarrollo las tradiciones musicales. En Chimí, se integró como cantador de tambora, acompañando a las cantadoras y tamboreros que acudían a estas celebraciones como Cándida Puello Nova, Candelaria Ayala, Arcadia Martínez, Alejandra Castro, Petrona Martínez, Deyanira Rodríguez Martínez, Feriberta Guardia, Pura Isabel Esmeral Palencia, Daniel Beleño Arias, Ángel María Nieto Ayala (cantador), Ulpiano Elles Arias, Abiliardo Ruedas, María Payares, Fernando Villarreal, Francisco Javier Martínez Puello (tambor), Antonio Arrieta Núñez (tambora), Uriel Méndez (maracas), Fernando Herrón Martínez (flauta de millo) y otros.

POESÍA: DIVINA GRANDEZA

La esfera se cae en pedazos
por los pensamientos mortales
viviendo en la oscuridad y madrazos
sin aquellos bellos manantiales.

Con tu libro sagrado
enseñas tu palabra
o sería de nuestro agrado
así es como tu labras.

Inicio de Génesis
marcabas tu promesa
procreaste a este mundo
mostrando tu grandeza.

Un ser perfecto y pensante creaste
quizás fue tu error
aun espero tu respuesta
pero nunca, nunca dudaré de tu amor.

Destruiste el mundo y ciudades
por la bendita aberración del hombre
así descansaron los males
aferrados a tu nombre.

A tu hijo engendraste
en aquella humilde mujer
disculpa Pedro, decía
mi sangre irá a vencer.

A tus doce soldados escogiste
para mostrarle al mundo tu amor
con el pensamiento cobarde
uno te vendió.

La grandeza de Dios padre
nunca la dudarás
porque somos bendecidos
por toda la eternidad.

Daniedis Morales Callejas
4° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2017
Primer Puesto
Concurso de Poesía

 

DÉCIMA: EDUCACIÓN DERECHO DE TODOS

Escuchen a este hombre fiel
miren lo que aquí les canto
decimando no me aguanto
hoy dice Aldemar Rangel;
joven dulce como la miel
de esta me siento orgulloso
decimando soy famoso
y grito con esta alegría
le digo en esta poesía
en un canto poderoso.

Bonita la educación
que poco a poco aprendemos
muchos la desconocemos
ni prestamos atención;
nos da mucha solución
para seguir adelante
en el camino triunfante
allí podrás decidir
cual camino has de seguir
jornalero o estudiante.

No es que la pase ofendiendo
lo quiero manifestar
un consejo quiero dar
a los que me están oyendo;
buscando el bien yo entiendo
con la bella educación
y no a la drogadicción
el estudio como ejemplo
su belleza yo contemplo
no produce perdición.

Me educo para un futuro
y ser alguien en la vida
puedo encontrar la salida
de eso estoy muy seguro;
porque el camino será duro
pero quiero progresar
hacia adelante hay que mirar
y buscar un objetivo
les digo a todos mis amigos
¡Vamos!, ¡vamos!, a estudiar.

Los padres han de luchar
brindándonos lo mejor
lo hacen con gran amor
sus ayudas quieren dar;
nosotros hay que apreciar
lo que todo padre hace
la educación como base
en el cuarto festival
donde todo es esencial
para que nadie se atrase.

Con puño y letra se escribe
lo digo con gran esmero
oigan bien mis compañeros
lo que aquí en Chimí se vive;
el Festival del Caribe
lo decimos hoy en día
décimas, versos, poesía
que hoy lo quieren reemplazar
por tablet, compu y celular
que llaman tecnología.

Sus nombres están presentes
se los voy a mencionar
ya los quiero resaltar
delante toda mi gente;
son personas inteligentes
Neris y Clara Caballero
Santiago el tamborero
de mi pueblo son ejemplo
su enseñanza yo contemplo
con su aporte que nos dieron.

Aldemar José Rangel Beleño
4° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2017
Primer Puesto – Concurso de Decimeros

CUENTO: NADA ES IMPOSIBLE

En un pueblo donde las condiciones de vida no eran muy buenas, se encontraba ubicada una casita de bahareque, en la cual vivía un niño llamado José con su familia, que con tan solo siete años de edad llevaba una vida muy deplorable.

Su madre se ganaba la vida lavando cuanta ropa ajena era posible, por un sueldo no tan digno y su padre realizaba dos trabajos: por la mañana vendía periódico y por la tarde vendía café y agua aromatizada.

Viendo la situación, el niño se escapaba de casa para pedir limosna o cargar cosas para ganar unos pesos y así llevar algo de comer al hogar.

Un día como cualquiera, se acercó a sus padres y les preguntó, que, si algún día él podría ingresar a la escuela, como lo hacían los demás niños, pues, aunque estaba en esas condiciones, siempre soñaba con ser alguien en la vida y no quedarse en la pobreza para siempre. Ellos al escuchar estas palabras de su hijo, se pusieron muy tristes y reflexionaron.

Como no tenían dinero, decidieron luchar para conseguir el uniforme para que asistiera a la escuela, además de la compra de los útiles escolares; ellos no querían permitir que su hijo pensara de esa forma, con la corta edad que tenía.

Cuando por fin decidieron matricularlo en la escuela de primaria; entonces, el niño se alegró mucho, ya que tenía inmensas ganas de aprender y quería hacer realidad sus sueños de ser un excelente profesional y poder tener una vida digna junto a sus padres.

Estando en la escuela se dio cuenta que las cosas no eran tan fácil como él pensaba, porque algunos niños no lo aceptaban como era, ellos estaban muy bien vestidos y su forma de expresarse era diferente a la de él, mientras José vestía con una camisa manchada y un pantaloncito corto remendado que le regaló una vecina; por este motivo, era discriminado por sus compañeros, los cuales nunca aceptaron su amistad.

Por tal razón, tuvo muchas dificultades para adelantar sus estudios, los padres de José eran citados cada rato en la escuela por la presentación personal de su hijo.

Cuando regresaba de la escuela contaba lo sucedido allí a sus padres, los cuales lloraban con él porque se sentían impotentes al no poder comprarle todo lo que su hijo necesitaba para la escuela, pero eso no le impidió a José seguir estudiando.

El tiempo transcurría y el niño seguía estudiando con esmero hasta poder graduarse de la primaria. Esta fue una etapa de mucha felicidad para todos, pues José culminaba la primera etapa de sus estudios.

Cuando parecía que todo iba bien, llegaron las deudas; los dueños de las tiendas llegaban sin parar para que le pagaran el dinero que les adeudaba; José se puso muy triste porque sus padres no tenían dinero para pagar, lo poco que tenían lo habían gastado en la celebración de su grado.

Un día, el profesor le preguntó a José: que por qué estaba triste, él le comentó la situación, y el profesor le dijo: iré a tu casa en horas de la tarde, tengo algo que hablar con tus padres.

Al llegar el profesor a su casa, pudo ver aquella humilde casita de la que tanto le habló José, tanto, que le entristeció el corazón y de sus ojos brotaron lágrimas.

José le preguntó: ¿por qué lloras profesor?

Él le respondió: tus condiciones son muy duras, pero te felicito porque aun así tienes ganas de estudiar.

Cuando conoció a sus padres empezó a hablar con ellos, les dijo que el motivo de su visita era porque quería ayudarlo; José le había comentado su situación, por ese motivo él quería cancelar las deudas que tenían en las tiendas del pueblo y le prometió que iba ayudar a su hijo con todos los útiles escolares.

De esta manera, José pudo seguir estudiando el bachillerato. Desde ahí cambió todo, pues era un buen estudiante, el cual se destacaba a medida que pasaban los años. Ya haciendo undécimo grado, tenía muchos planes, entre ellos, el de estudiar una carrera universitaria. En ese momento era su mayor anhelo.

Ya culminado el grado undécimo, llegó una noticia, la cual se trataba, que él siendo el mejor estudiante en las “pruebas del saber”, había sido becado, por el puntaje que había sacado en dichas pruebas. Esta fue otra felicidad que daba José a su familia, junto con la graduación de bachiller que se aproximaba.

Al día siguiente de su grado, falleció su madre, tenían cáncer en sus pulmones de tanto inhalar el humo del fogón de leña con el que cocinó durante toda una vida. Fue una etapa dura para él y su padre, una tristeza profunda se apoderó de José, ya no podía cumplirle los deseos a su madre que era verlo como todo un profesional.

Meses después, pudo ingresar a la universidad becado por el estado; él tuvo que dejar a su padre para ir a estudiar a la universidad; su padre estaba muy triste, pero a la vez contento de ver que su hijo cumplía todos sus sueños. Él quería ver a su hijo siendo un gran maestro.

José era admirado por todos en la universidad y se graduó con honores. Al salir de la universidad, fue empleado en una escuela rural, donde pudo colocar en práctica todo lo que había aprendido durante su vida; fue un excelente maestro, dejando huellas y enseñanzas a sus estudiantes como aquella que reza:

“Por muy dura que tengas la situación o por tener una limitación, ya sea física, emocional o económica, no desfallezca porque la vida se encargará de darte las recompensas por todos tus esfuerzos y esmero con el cual haces las cosas buenas”.

Yaider Cortés Mejía
4° Festival Cultural y Literario del Caribe
Primer Puesto – Concurso de Cuento

Galería de imágenes