1° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DEL CARIBE

CREACIÓN DEL FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO

La idea de crear un festival en el corregimiento de Chimí, jurisdicción del municipio de San Martín de Loba (Bolívar), nace en el marco de la realización del Festival Internacional del Libro 2013, en Bogotá, después de sucesivas reuniones entre el Director de la Fundación Libro Abierto, Carlos Alberto Ramos, y la Poetisa Yelixa Herrera Moreno, donde se acordó la organización de un comité para la realización de un festival que involucrara a los estudiantes y a los talentos de la Subregión de Loba.

Posteriormente, en el mes de noviembre de la misma anualidad, el Director de la Fundación organizó el Comité de Desarrollo Cultural integrado por los docentes Eduard Méndez Silva, Faustino Miguel Mendoza Viadero, Luis Alfredo Leguía Mora, Dairis Bandera León, Olga Alvarino Pinzón, Rosemberg Castro Cervantes y Yulieth Ramos.

El Docente Eduard Méndez Silva fue elegido como Coordinador General de dicho Comité y ejerciendo como tal fue presentado el proyecto del certamen cultural ante la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, quien pidió la inclusión del mismo en el presupuesto municipal. Con el respaldo del Concejal Publio Barros Canaval, el destino del proyecto se desvió para presentarlo al Concejo Municipal el 4 de diciembre de 2013, el cual después de dos debates fue aprobado. En dicha Corporación Edilicia, el Festival Cultural y Literario fue aprobado mediante Acuerdo 013 del 26 de diciembre de 2013, por medio del cual se acordó:

ARTÍCULO PRIMERO. Crear el Festival Cultural y Literario con sede en el corregimiento de Chimí, municipio de San Martín de Loba, Bolívar, evento a desarrollarse entre abril y junio de cada año, con la dirección de la Fundación Libro Abierto, Fundalibro.

ARTÍCULO SEGUNDO. La sede principal del Festival Cultural y Literario, será el corregimiento de Chimí, municipio de San Martín de Loba, Bolívar.

ARTÍCULO TERCERO. Autorizar como en efecto se autoriza al Señor Alcalde de San Martín de Loba, Bolívar, para que del capítulo en el presupuesto de cada vigencia correspondiente a Cultura, Recreación y Deporte se asigne los recursos necesarios y que permitan la realización del aludido festival.

ARTÍCULO CUARTO. La Fundación Libro Abierto, Fundalibro, presentará anualmente a la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, un presupuesto detallado de los gastos que ocasionen las actividades e incentivos necesarios para el desarrollo del festival.

ARTÍCULO QUINTO. Por la jefatura de presupuesto y tesorería se harán los trámites aritméticos y contables que permitan los desembolsos legales.

Durante los días 7 y 8 de junio de 2014, el corregimiento de Chimí, fue escenario del 1° Festival Cultural y Literario, organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba y la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear, de Chimí.

La programación inició el sábado 7 de junio con un desfile folclórico por las principales calles de la población, donde participaron los estudiantes finalistas de las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Pueblo Nuevo, Playitas, Barranco de Loba, Hatillo de Loba, San Miguel y Juana Sánchez, acompañado por miembros de la comunidad. Posteriormente, se inauguró el evento en la tarima principal, donde se anunciaron los homenajeados: Eusebio Jiménez López, calafatero oriundo de la vereda Plan Bonito; Gonzalo de Jesús Villarreal Martínez, calafatero nativo de Chimí; y, Juan de Jesús Centeno Puerta, docente de San Martín de Loba. Acto seguido, comenzó la ronda de eliminatoria de los Concursos de Pintura, Reinado Ecológico, Poesía, Decimeros, Cuento, Canción Inédita Vallenato y Cuentero Costumbrista, que tuvo como jurado calificador al decimero y docente Jaime Eduardo Rojas Mora (Barranco de Loba), la docente Mabel Bolaño Balsa (Santa Marta), el escultor y escritor Jotacastro (San Martín de Loba) y el docente Gustavo Centeno Rojas (Santa Marta).

El domingo 9 de junio a las 10:00 de la mañana, se realizó el Conversatorio “La cultura como canto a la libertad de los pueblos”, por el docente Máximo Alemán Padilla, presidente de la Fundación Cultural y Ambiental Candelario Obeso y Director del periódico El Mompoxino. En el marco del conversatorio se presentó la obra literaria “Escarchas del alma” de la autoría de la Poetisa chimilera Yelixa Herrera Moreno. Luego, en horas de la tarde, se inauguró el Foro “La pesca como base económica y cultural”, que tuvo como ponente al jurista juanasanchero Julio Antonio Gill Muñoz, director de Corpofalsborda, acompañado en la parte lúdica por el poeta y decimero Jaime Eduardo Rojas Mora.

En el certamen cultural actuaron los grupos artísticos invitados: Banda Musical Once de Noviembre; Grupo de Tambora Los Chimilas; Grupo de Tambora Juventud Sanmartinense, de San Martín de Loba, como folclor invitado; Grupo de Tambora Esperanza Viva; Danza del Pescado de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear, Los Engafados y K-Libre Vallenato, de Chimí.

Jurado: Gustavo Centeno Rojas, Mabel Bolaño Balsa, Jaime Eduardo Rojas Mora y Jotacastro.

CUADRO DE HONOR 2014

CONCURSO DE POESÍA

PRIMERO: Javier Eduardo Salas Pacheco. Poesía: Riqueza natural

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

SEGUNDO: Grimaldis Ramos Cardona. Poesía: Se acaba el pescado

Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CONCURSO DE DECIMEROS

PRIMERO: Luis Armando Laserna Moreno. Obra decimal: La pesca en nuestra región

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

SEGUNDO: Margareth Llanos Acuña. Obra decimal: Décimas a la pesca

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

CONCURSO DE CUENTO

PRIMERO: Amiro Ospina Mejía. Cuento: El sueño de un pescador

Institución Educativa Juana Sánchez

SEGUNDO: Ney Mora Mejía. Cuento: Por culpa del alcohol

Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí

CONCURSO DE REINADO ECOLÓGICO

PRIMERO: Karol Yulieth Pacheco Urrutia. Vestido: Dama Antigua.

Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba

SEGUNDO: Sandri Vanessa Contreras Páez. Vestido: Jardín Tropical

Institución Educativa de Cerro de Julio – Pueblo Nuevo

CONCURSO DE PINTURA

PRIMERO: Edgar Enrique Cabarcas Centeno

Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

SEGUNDO: David Enrique Palmera Arroyo

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO

PRIMERO: Elivier Camargo Rocha. Paseo: El cariño de mi pueblo – Chimí

SEGUNDO: Wilmer Rojas Rodríguez. Paseo: Tradiciones de mi pueblo – Papayal

CONCURSO DE CUENTERO

Declarado desierto

TEMÁTICA: LA CALAFATERÍA

 El 1° Festival Cultural y Literario de Chimí tuvo como lema: “Leer también es pescar… conocimiento para la vida”, como homenaje a las personas que de alguna manera tenían vínculos con la pesca, pero especialmente dedicado a la Calafatería, el arte de trabajar con madera fabricando canoas.

La Calafatería es el arte de construir canoas o botes con madera, teniendo para tal fin dos métodos de fabricación: enteriza y por piezas. La primera consiste en fabricar canoas cavadas de árboles grandes; y la segunda, consiste en fabricar canoas uniendo piezas o pedazos grandes de madera con puntillas y brea.

HOMENAJEADOS

Homenajeados: Juan de Jesús Centeno Puerta, Eusebio Jiménez López y Gonzalo de Jesús Villarreal Martínez

JUAN DE JESÚS CENTENO PUERTA. Docente nacido en San Martín de Loba el 9 de octubre de 1927, en el hogar integrado por el agricultor José Abdón Centeno Vidal y la alfarera Antonia Puerta Martínez, hogar del que nacieron doce hermanos de los cuales sobrevivieron Ubaldina, Félix, Cayetano, Anastasio y Juan. Inició sus estudios primarios en la Escuela Urbana de Varones de San Martín de Loba, donde tuvo como maestro a Jaime Caballero, terminando posteriormente en la escuela privada del profesor Eduardo Ramos Pacheco. En el Colegio Nacional de El Banco cursó hasta tercero de bachillerato. Desde el 30 de mayo de 1955 empezó a ejercer como maestro departamental en la Escuela Urbana de Varones, en reemplazo de Tomás Mier González como director; después fungieron como maestro en la misma sede Adán Ramírez Mora, Demóstenes Ríos, Ignacio Arzúzar y otros. Durante 37 años se desempeñó como docente hasta su retiro en 1992.

EUSEBIO JIMÉNEZ LÓPEZ. Calafatero nacido en la vereda Plan Bonito del municipio de San Martín de Loba, el 5 de marzo de 1949, en el hogar formado por Patrocinio Jiménez Acosta y Estebana López Camargo, nativos de Chilloa y Margarita, respectivamente. Parte de su infancia la vivió entre Chimí y Tamalamequito, jurisdicción de El Banco, donde cursó la primaria hasta cuarto año elemental. Aprendió el arte de hacer canoas viendo al calafatero Eliseo Martínez Narváez, con quien trabajó durante un largo tiempo hasta que decidió aventurarse en la calafatería de manera independiente, hoy cuenta con más de 40 años de experiencia en este arte. Según Jiménez López este oficio se aprende viendo y practicando, de esta manera aprendió a hacer canoas enterizas y por piezas.

GONZALO DE JESÚS VILLARREAL MARTÍNEZ. Destacado calafatero nacido en el corregimiento de Chimí, el 17 de julio de 1961, en el hogar formado por Víctor Villarreal Sánchez y Petrona Martínez Narváez. Cursó hasta primero elemental en su tierra natal y luego viendo a sus tíos Mateo y Eliseo Martínez Narváez trabajando con madera, aprendió el arte de la calafatería. Él mismo asegura que la primera canoa la hizo a punta de machete, forma de trabajo que aprendió de su abuelo Pedro Fernando Villarreal cuando hacía canoas enterizas o cavadas como las denominan popularmente. Durante más 30 años ha vivido del arte de la calafatería, como medio de subsistencia para mantener a su familia.

DÉCIMA: LA PESCA EN NUESTRA REGIÓN

Les voy hablar de la pesca
es algo internacional
por supuesto cultural
aunque a usted no le parezca.
El beneficio que ofrezca
a todos los pescadores
también los consumidores
que nos sirve de alimento
lleno de agradecimiento
con los fieles luchadores.

Actividad consistente
medio para trabajar
de esta forma alimentar
en el mundo a mucha gente.
Pa’ que lo tenga presente
consiste en la extracción
de peces en la extensión
de su medio natural
es algo muy cultural
en toda nuestra región.

Los peces en extinción
es un problema frecuente
que afecta toda la gente
por la contaminación.
Haciendo la aclaración
que se debe mejorar
para no perjudicar
y así pescar sin violencia
teniendo mucha paciencia
para poder conservar.

Se utilizaba el corral
método de pescadores
se reunían los señores
era muy tradicional.
De forma profesional
encerraban a los peces
y lo hacían varias veces
eso les daba importancia
llenándolos de ganancias
en el año to’ los meses.

Aunque es duro y matador
no lo saben valorar
lo empiezan a malgastar
el arte del pescador.
Lo ganan con su sudor
el sustento de sus mujeres
y lo pierden en placeres
gastándoselos en ron
pues no tienen la razón
no cumplen con sus deberes.

La pesca es lo mejor
de ella se puede lograr
platos para degustar
que tienen un rico olor.
El bagre tiene un sabor
muy sabroso y exquisito
el pescao esmechaito
no tiene comparación
produce satisfacción
en viuda es muy sabrosito.

Luis Armando Laserna Moreno
1° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2014
Primer Puesto
Concurso de Decimeros

 

CUENTO: EL SUEÑO DE UN PESCADOR

Érase una vez en un pueblo muy lejano donde vivía Pedro, un muchacho pescador de veinticinco años que soñaba con ser pez. Todas las mañanas Pedro se levantaba y se iba a la orilla de la Ciénaga de Palenquillo a observar el comportamiento de los peces, y con esa fija observación, él se sentía libre de cualquier problema; sólo quería estar ahí por un largo tiempo y no hacer otra cosa. En sus diez años de ser pescador, Pedro nunca había sentido lo que sintió cuando soñó que la única forma que él tenía para ser un pez era lanzándose al agua y nadar hasta que sus fuerzas se desvanecieran y si llegara a resistir encontraría la luz que lo ayudaría a convertirse en pez, a pesar de que su respiración era la de un humano.

Un día Pedro se puso de pies en la orilla de la ciénaga y pensó en cómo haría para nadar por entre el agua si él era una persona y no un pez; además se preguntó que si sus esperanzas eran tan fuertes como para poder resistir todos los peligros que este sueño requería. Todo era tan confuso y no sabía cómo lanzarse al agua sino podía respirar como un pez.

Al día siguiente, Pedro se puso de pie nuevamente en la orilla de la ciénaga y no podía creer lo que estaba viendo. La cantidad de peces era tan sorprendente que su cuerpo se paralizó. La contaminación de la Ciénaga de Palenquillo no tenía límites y Pedro se llenaba de miedo cada día más por un sueño tan arriesgado y peligroso, pero aun así él lo quería cumplir. Esa misma mañana él le hablo a su mejor amigo, Teo, un muchacho de veintisiete años igual de soñador como él, y sin dar reserva le habló de toda esa aventura y tanta fue la pasión con que se la contó que el contagio fue inevitable. Teo se llenó de intriga y de deseo por emprender el viaje que aun sabiendo que era peligroso, también decidió que quería ser un pez. Ahora la esperanza de Pedro era más fuerte y el deseo por cumplir su sueño era gigantesco porque tenía un apoyo incondicional como lo era el de Teo.

Dos días después, Pedro y Teo, ya estaban preparados para emprender la gran aventura en busca de un sueño. Caminaron hacia la orilla, se miraron e hicieron una promesa, la cual era que si alguno de los dos llegara a morir el otro no se rendiría y seguiría luchando. Terminado de decir lo anterior, con gran suspiro en su corazón, con los ojos cerrados y con una felicidad inmensa se lanzaron al agua y sin mirar atrás, comenzaron a nadar por un largo tiempo como humanos, pero luego tuvieron que hundir y nadar como peces. Sus sueños y el poder de la esperanza eran tan fuerte que rompía todo obstáculo y lo imposible se hizo posible, porque ellos aun no siendo peces ya habían cruzado la mitad de tan inmensa ciénaga.

Teo y Pedro nadando se imaginaban cómo vivirían siendo unos peces. Cómo serían sus cuerpos, sus rostros, sus ojos, el latido de su corazón y todo lo que ellos eran. También pensaban que si el rocío de sus pieles iba a ser tan frágiles como para vivir en armonía como siempre lo habían deseado.

Una semana después, los dos ya se sentían cansados a pesar de que sus esperanzas desde lo más profundo de su corazón seguían intactas. Aunque los dos nadaran como un pez, sus cuerpos aún eran como los de una persona; el haber cruzado casi toda la Ciénaga de Palenquillo era algo inexplicable y estando así en ese momento todavía se preguntaban, el porqué de ese sueño tan loco. Qué era lo que los impulsaba a ser tan apasionados por un escrito de libertad; libertad que es exigida cuando se es un soñador.

Los días seguían pasando y ellos se preguntaban que en dónde estaba la luz, entonces pensaban que si todo lo que estaban haciendo valía la pena sólo por un sueño, todo tenía que ser gracias a la voz de aliento que sus seres interiores gritaban sin descansar.

Un día más, y Teo ya no podía soportar, su corazón desteñía y sus esperanzas ya no eran tan fuertes. Ahora su ser gritaba, pero de desolación, su alma ya estaba cansada y era como la rosa negra que se sentía excluida de las demás rosas, pero que sentía la necesidad de ser fuerte y poder soñar que era de otro.

Teo sin más esperanzas se dejó arrastrar por las fuertes olas de la ciénaga, su llanto desconsolado era inevitable y Pedro desde su ser le decía que no se rindiera, que soñara con una vida llena de sueños e ilusiones, con una vida nueva en donde sus corazones fuera un profundo mar de secretos que ni el animal marino más grande pudiera romper. Pero esto se lo dijo demasiado tarde. Teo se había perdido en lo más profundo de la Ciénaga de Palenquillo y su voz sin aliento sólo pedía auxilio. Ahora Pedro sabía por dónde empezar, estaba acorralado y también se estaba quedando sin aliento, no sabía si seguir y abandonar a su mejor amigo o buscarlo y abandonar su sueño, ya no podía más, solo lloraba como un niño desconsolado, y pensar que fue él quien impulsó a Teo a seguir ese sueño, lo cual lo llenaba de dolor y melancolía, así que decidió buscarlo por el mismo sendero en que buscaría la luz.

Una semana más, y solo en ese instante no tuvo de otra que dejarse guiar por el poder de la esperanza. Iba por un sendero desconocido cuando de pronto sintió aquella presencia extraña y era Teo, nadó hasta donde estaba él; lo cogió y su felicidad fue inmensa pero desgraciadamente se encontró con la sorpresa de que éste ya estaba casi muerto y lo único que le dijo fue que siguiera su sueño sin descansar que él desde el cielo lo ayudaría. Entonces fue allí donde la esperanza de Teo se desvaneció y abriendo sus ojos lentamente murió; Pedro no lo podía creer, lo abrazó despertando en él un llanto lleno de mucho dolor y de impotencia por saber que él había sido el culpable de su muerte, porque si aquella mañana él no le había dicho nada, Teo aún seguiría con vida. Ahí de inmediato lo soltó con gran desolación, dejó caer su cuerpo, al igual que dejó desprender una sufrida lágrima que junto a Teo tocaron fondo y se desprendió una gigantesca luz que rozó su corazón y lo convirtió en pez.

Desde entonces Pedro fue el pez más feliz y con él se llevó el recuerdo más bello de Teo, porque cumpliendo su sueño también cumplió el de él, en la aventura más sinfónica de la pasión todo por el sueño de un pescador.

Amiro Ospina Mejía
1° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2014
Primer Puesto – Concurso de Cuento

POESÍA: RIQUEZA NATURAL

Lucero que guía las mañanas
al pescador que pesca sin parar,
peces atrapa con su atarraya
para el sustento de su hogar.

Al amanecer de un nuevo día
su tristeza deja atrás,
vuelve a pensar en las aguas turbias
que su alimento le da.

Su felicidad allí está,
aun con el sol ardiente,
sabe que la noche
su piel tersa le devolverá.

¡Qué bello! Es apreciar las olas,
que chocan, que vienen y se van;
es la riqueza de la humanidad
le da vida a ricos y pobres,
esa gran fuente natural.

El canalete y la atarraya
en el río no deben faltar,
pero… pescador que se respete
la veda con paciencia debe esperar.

Javier Eduardo Salas Pacheco
1° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2014
Primer Puesto – Concurso de Poesía

Galería de imágenes