FESTILITERARIO 2018

FESTILITERARIO 2018

5° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DEL CARIBE

La quinta versión del Festival Cultural y Literario del Caribe se desarrolló desde el 8 hasta el 10 de junio de 2018, cuya temática fue la granjería, una actividad común en los pueblos riberanos. El evento fue organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear y el Ministerio de Cultura –Programa Nacional de Concertación Cultural-.

En el evento participaron como invitados las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Barranco de Loba, Playitas, Pueblo Nuevo, Juana Sánchez y Tamalamequito. Se mantuvieron las mismas Categorías y Concursos, siendo reemplazado el Concurso de Piqueria en Tambora por el Concurso de Canción Inédita Tambora.

Las presentaciones especiales que hicieron parte de la programación fueron el Grupo de Danza La Esmeralda de Tocancipá, Cundinamarca, folclor invitado; la Escuela de Tambora y Danza Tradiciones de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; Grupo de Baile Moderno Chica Sexy; y, el Grupo K-Libre Vallenato.

En cuanto a la parte académica, se realizó el Seminario “Cultura anfibia lobana y el emprendimiento cultural” por el sociólogo Edgar Rey Sinning; el Conversatorio “El derecho de autor y las vivencias musicales” por el compositor Adolfo Pacheco Anillo; y, el Conversatorio “La caña de millo: cultura, vivencias y tradición” por el cantautor Pedro Ramayá Beltrán.

Jurado: Carlos Guillermo Ospitia Rincón, Luis Alfonso Barletta Castro, Lucy Lorena Pérez Carrillo, Graciela Orozco Méndez y Eliécer Ortega Ospino

El jurado calificador tuvo integrado por la cantautora y docente Graciela Orozco Méndez (Santa Marta), el publicista Carlos Guillermo Ospitia Rincón (Barrancabermeja, Santander), el escritor Luis Alfonso Barletta Castro (Aracataca, Magdalena), el abogado y periodista Eliécer Ortega Ospino (Fundación, Magdalena) y la diseñadora de moda Lucy Lorena Pérez Carrillo (Ocaña, Santander).

 

CUADRO DE HONOR 2018

CATEGORÍA PRIMARIA
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Jesús Nalfred Rojas Mejía.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Liz Paola Vélez Angulo.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.

CONCURSO ECOLÓGICO
PRIMERO: Mariam Antonia Flórez Cerpa.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Ángela Saray Maldonado Puerta.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Sadith Santiago Ardila Ramos.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Nataly Valentina Ardila Villamizar.
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CATEGORÍA BACHILLERATO
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Iván Darío Patiño Cerpa.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Dainer Andrés Páez Pérez.
Institución Educativa de Cerro de Julio-Pueblo Nuevo.

CONCURSO DE POESÍA
PRIMERO: Daniedis Morales Callejas.
Institución Educativa de Playitas.
SEGUNDO: Cristian Camilo Mosquera Contreras.
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CONCURSO DE CUENTO
PRIMERO: Pablo Emilio Cerpa Sáenz.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Isai Rocha Ardila.
Institución Educativa Silvia Cotes de Biswell – Tamalamequito.

CONCURSO DE DÉCIMA
PRIMERO: Aldemar José Rangel Beleño.
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.
SEGUNDO: Aldair Jiménez Canaval.
Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba.

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Marialex Beltrán Centeno.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba.
SEGUNDO: Keillys Zulay Oliveros Pérez.
Institución Educativa Juana Sánchez.

CATEGORÍA ABIERTA
CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO
PRIMERO: Edgar Fragozo Oliveros. Chimichagua, Cesar.
SEGUNDO: Yeison Fernández. El Banco, Magdalena.

CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA TAMBORA
PRIMERO: Néstor Robles Miranda. Tamalameque, Cesar.
SEGUNDO: Waldiris Martínez Arroyo. Chimí.

 

TEMÁTICA: LA GRANJERÍA

La quinta versión del Festival Cultural y Literario del Caribe fue en homenaje a la temática de “la granjería”, cuyo lema reza: “La granjería: identidad de la cultura ribereña”.

La palabra “granjería” es un término autóctono de los pueblos ribereños y hace referencia a la elaboración y comercialización de los diferentes productos que se obtienen a través de la granja, que se hacen de forma artesanal, y es por ello el origen etimológico de dicha denominación. Cabe resaltar, que en la granjería se destacan una gama de productos alimenticios como las variedades de bollos (bollos de yuca, maíz biche, plátano, maíz limpio, palo con palo, entre otros), cocadas, quesitos, cabellitos de ángel, arepa cocida, revolcados, quequis, cafongos, carimañolas, galletas asadas, panochas y muchos productos más. Estos son alimentos autóctonos de los pueblos ríanos, además son una prueba contundente de su entramado cultural, ancestral, nativo y gastronómico. Por lo tanto, la granjería es una actividad que le hace una contribución importante a la economía local de los pueblos ribereños y a su cultura y tradición.

En el corregimiento de Chimí, se han destacado en esta actividad mujeres como Aida Pedrozo Montenegro, Melba Rosa Ramos Ramos, Ermilda León Ardila, Edis María Barros Canaval, Mercedes Domínguez, Graciela Silva Villarreal, Feliza Ardila Barros, Badía de Jesús Moreno Ardila, Ertermelina Mora, entre otras, que por medio de esta labor han sacado adelante sus hogares.

HOMENAJEADOS

EDIS MARÍA BARROS CANAVAL

EDIS MARÍA BARROS CANAVAL

Granjera nacida el 12 de marzo de 1942 en el corregimiento de Chimí, en el hogar formado por el agricultor Publio Barros Martínez y la señora Esilda María Canaval Camargo. Es la mayor de doce hermanos, cuatro varones y ocho mujeres; y cuenta que creció entre el campo y el pueblo, que por su permanencia en la finca sólo alcanzó a cursar hasta tercer grado elemental. A la edad de 18 años se unió maritalmente con Héctor Avilio Díaz González; desde entonces comenzó, de manera independiente, a elaborar y a vender sus propios productos granjeros. Recuerda que inició con empanadas, carimañolas, arepas asadas con queso, arepa rellena de huevo o con pollo. Edis María es reconocida en la población como una señora esmerada en el sostenimiento de su familia, trabajando a la par de su esposo, buscando que sus hijos aprendieran a defenderse en la vida desde el hogar. Por eso manifiesta que se siente satisfecha porque sus hijas han aprendido a hacer algunos de los productos propios de la granjería, y que de esta manera en sus hogares pueden ayudar a sostener a su familia.

ANA DE JESÚS ARDILA BARROS

ANA DE JESÚS ARDILA BARROS

Granjera nacida en el corregimiento de Chimí, el 17 abril de 1957, en el hogar formado por Miguel Ardila Rodríguez y Dilia Barros Cogollo. Ha dedicado gran parte de su vida a la granjería, arte que aprendió a través de su madre, quien le enseñó a hacer una serie de productos alimenticios como arepa cocida, bollo de maíz limpio, bollo de plátano, bollo de mazorca, bollo de yuca, cocada, pandero, enyucado y otros. “Anita”, como es conocida popularmente, se destaca por ser una mujer emprendedora con un cúmulo de valores éticos y morales que la hace una mujer ejemplar. Ardila Barros considera su oficio de la granjería como una microempresa porque este es la fuente de trabajo que le permite subsistir; asimismo, combina esta labor con la venta de productos de belleza y en los ratos libres se dedica a la modistería.

GUSTAVO EMILIO CENTENO ROJAS

GUSTAVO EMILIO CENTENO ROJAS

Docente nacido en el municipio de San Martín de Loba, el 18 de diciembre de 1949, en el hogar formado por Gregorio Centeno Cerpa y Cándida Emilia Rojas Centeno. Realizó sus estudios en Matemáticas en la Corporación Universitaria de la Costa –CUC-, y luego se especializó en Física Experimental para la Docencia en la Universidad Libre, seccional Atlántico. Laboró como docente en San Martín de Loba (Colegio Cooperativo Agropecuario), El Banco (Colegio Lorencita Villegas de Santos), Caracolí (Institución Educativa Juan Domínguez Romero), Remolino (Institución Educativa Juan Manuel Rudas), Soledad (Gimnasio Pablo VI) y Ciénega (Colegio de Bachillerato Técnico Comercial Virginia Gómez); igualmente, trabajó como tal en la Universidad San Buenaventura, seccional El Banco, Magdalena. Entre sus gestiones se resalta, que hizo parte de la creación de la Casa de la Cultura Orlando Fals Borda y el Colegio Municipal Nocturno de Bachillerato Comercial.

POESÍA: ¡NUNCA MÁS!

¡Levántate mamá!
más, no quiero verte en aquel rincón
preguntándote: ¿por qué?
maquinado el día en que ya no.

Tus pensamientos aniquilan el amor
que en el verano floreció
y aquel no volverá
jamás, nunca más.

¿Por qué decaes?
Mujer guerrera eres
limpiando la casa sin cesar,
haciendo de cocinado, un manjar.

Ven,
dame tu mano
ocultando tu belleza
sé que tu rostro a golpeado.

Has brindado a papá tu juventud
llevando en tu vientre
luces resplandecientes
sin ninguna ingratitud.

Tus ojos azules
desaparecen con la hinchazón
que aquel cobarde papá
pone sin ninguna razón.

¡Levántate mamá!
tu cuerpo adolorido
por tus hijos dará otra batalla
que no te hayas ido.

No, no veo tu cuerpo mover
preocupada estoy por ti
¡Levántate mamá!
no puedes irte sin mí.

Mamá, mamá, ¡levántate!

Daniedis Morales Callejas
5° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2018
Primer Puesto
Concurso de Poesía

 

DÉCIMAS: GRANJERÍA, SÍMBOLO DE MI REGIÓN

Mi inspiración hoy vuela
lo digo con fundamento
con mi corazón contento
INETPLOA que es mi escuela.
Mi gente también anhela
lo que se ve día tras día
mi tema la granjería
y mi nombre es José Aldemar
pues no paro de cantar
esta hermosa poesía.

De productos les voy hablar
que se ven en mi región
rico el dulce de melón
bien lo pueden disfrutar.
Buñuelo pa’ degustar
almojábana y cocadas
la arepita rica asada
a probar yo les invito
los quequis, los cabellitos,
por la gente es disfrutada.

El merengue y el casabe
son ricos bien preparados
delicioso el enyucado
le digo que bueno sabe.
Estos dulces son la clave
para quedar bien a gusto
uno busca por el gusto
y busca el que más se quiere
pero la gente prefiere
un buñuelo bien robusto.

Granjería caribeña
en mi pueblo chimilero
rica la arepa con suero
cuando cocinan con leña.
Aquí esto nos enseña
practicar más granjería
bollo para la comía
yuca, plátano, maíz,
la consume todo el país
y ayuda la economía.

Con esmero quiero cantar
a dos señoras granjeras
que son grandes chimileras
hoy su aporte puede dar.
Se las voy a mencionar
lo digo con alegría
una es Edith María
la otra es la señora Ana
que siempre le ponen ganas
amor y mucha maestría.

Lustro de bella cultura
que se aprecia en mi región
dedicarle mi canción
anhelaba con premura.
Y mi inspiración captura
lo escrito en esta poesía
y con mucha maestría
en forma masiva
gritándole un… viva
oh grandiosa granjería.

Aldemar José Rangel Beleño
5° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2018
Primer Puesto – Concurso de Décimas

 

CUENTO: LA INVASIÓN DE LA INETAM

El 22 de abril a las 6:40 de la mañana venía la seño Naty de misa muy contenta y llegando a su casa le dice Luis, el vecino:
– ¡Oh!, muy contenta Naty
– ¡Sí señor!, vengo de misa –contestó.
Dice Naty: ¿por qué?, ¿quién se murió?
Contestó Luis: nadie, lo que pasa es que invadieron la parte del colegio que queda en la vía que va para Chimí.
Naty sorprendida dijo: ¡cómo así!, y salió a ver
Cuando llegó al lugar dijo:
– Bueno, ¿qué pasó aquí?
Y le contesta Rosa, la vecina del predio: es que esta parte del colegio está sucia y hemos decidido invadir para que esto cambie de cara, además, hay muchas culebras y eso es un peligro para nosotros.
Y la seño Naty se la queda mirando y con un tonito desafiante le dice:
– Ve Rosa, tú con setenta años de estar viviendo al lado del colegio y ahora es que te vas a dar cuenta que hay culebras. Mija no estas ni tibia.
La seño Naty no siguió discutiendo porque esas personas estaban con pícos, palas, barretón y machetes. Bueno hay que evitar y se fue.

Cuando da la vuelta llega a otro grupo de personas y les dice:
– Lo más malo sobre la faz de la tierra es el hombre. Dios mío, lo veo y no lo puedo creer, los estudiantes, sus propios hijos y familiares, levantaron la cerca, limpiaron, colocaron los alambres, sembraron el pasto y que vengan unas personas perversas que quieren tener casa y destruyan el trabajo de los alumnos… uff.

Al medio día la llama el profe Luis:
– Naty los invasores se fueron para el colegio a enfrentarse con el rector.
Ya él estaba con el título de propiedad en mano, para aclararles que lo que estaban haciendo era ilegal. Eso fue teso, no respetaban, se querían comer al rector, le manoteaban, si ustedes hubieran visto. Mira tú… como si el rector tuviera la obligación de solucionarles el problema de vivienda.

La noticia se regó como pólvora por el pueblo y llegan los estudiantes a la casa de la seño Naty y le decían:
– Seño cómo así, que nos vamos a dejar quitar los terrenos del colegio.
– Nosotros vamos para allá.
Dice Naty: no, mis hijos ni se les ocurra, tranquilos ustedes son inteligentes, mañana llega el ESMAD uniformado, sin gas lacrimógeno, sin armas, va reclamar pacíficamente por nuestros derechos.

Así fue, el lunes llegamos al colegio, el rector habló con los docentes y se fue hablar por la emisora y a reunirse con las autoridades competentes.
– Tan, tan, tan, sonó la campana el profesor Pacho, explicó lo que estaba pasando. Cuando terminó su intervención pidió la palabra el Personero, y nos dijo:
– “Muchachos, vamos todos a reclamar nuestros derechos, pero ninguno va hacer nada hasta que yo dé la orden, entendido.
– Sí, sí, gritamos en coro.
Pero antes repasemos unas consignas: fuera los invasores, fuera, fuera, fuera…. Fuera los que no quieren el colegio, fuera, fuera, fuera.
Salimos todos como leones a defender nuestro territorio, pero con respeto y prudencia, el personero era nuestro guía.

Cuando íbamos por la mitad del camino, divisamos a la señora Petrona sentada con la bandera de Colombia. Y cuando ve que son los estudiantes en masa gritando consignas, patica pa’ qué te tengo nojoñe… salió corriendo.

Como la marea estaba baja, dice el Personero:
– Todos a desarmar los cambuchos, y empezamos. Parecíamos un montón de enanos colgados de los estacones estremeciéndolos hasta arrancarlos.
Y como hormigas arrieras en fila india llevamos eso para el colegio. Se pueden imaginar ustedes con esa sofocación que hacía, pero nos hicimos notar.
– Bueno, y cuando terminamos, se acerca la seño Fanny, la madre de un alumno y dice:
– Mire Personero, esos bloques que están encarrilados en ese patio son de la paredilla que tumbaron, llévenselos. El personero dio la orden y los desaparecimos en un dos por tres. Nadie dijo nada.

También les digo que la Policía hizo presencia en el sitio y nuestros profesores no nos dejaron solos ni un momento, pero gracias a Dios todo se hizo con respeto y como debía ser.

Salimos en una marcha corta y pacífica por la Calle Chimilito hasta llegar al colegio. Tuvimos el apoyo de muchas personas de la comunidad educativa de la INETEC, por Facebook, por la emisora y a los invasores les fue como perro en misa: nadie les apoyó semejante atropello.

Les cuento que hasta el día de hoy no han vuelto. El colegio puso una denuncia para que no se volviera a repetir y paguen por los daños causados: tumbar la paredilla, picar y llevarse los alambres y quemar el pasto.

“Antes de actuar se debe averiguar, para que no te vayas a equivocar”.

Pablo Emilio Cerpa Sáenz
5° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2018
Primer Puesto – Concurso de Cuento

Galería de imágenes 

FESTILITERARIO 2017

FESTILITERARIO 2017

 4° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DEL CARIBE

El Festival Cultural y Literario de Chimí, en su cuarta versión realizó un cambio a la razón social del evento que pasó a llamarse en adelante Festival Cultural y Literario del Caribe, que se realizó desde el 16 hasta el 18 de junio de 2017. El certamen cultural fue organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear y el Ministerio de Cultura –Programa Nacional de Concertación Cultural-. El éxito logrado por el evento anualmente, motivó a la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, liderada por Adalberto de Jesús Menco Navarro, a construir una tarima para esta clase de eventos en la Plaza Lourdes del corregimiento de Chimí.

Para esta versión fueron invitadas las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Barranco de Loba, Juana Sánchez, Tamalamequito, Playitas y Pueblo Nuevo. Se mantuvieron en esta versión las mismas Categorías y Concursos.

En las presentaciones especiales fueron protagonistas, el Centro de Desarrollo Infantil Semillas del Futuro, con la participación de los niños Johan Nieto Rodríguez y Lineth Mariana González González; Grupo de Tambora de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; Obra de Teatro “Los consejos de Justina” por estudiantes de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; y, el Grupo de Tambora Golpe Malibú, de Barranco de Loba, folclor invitado.

La parte académica del festival, tuvo conformada por el Taller “Ingresando al Olimpo” dictado por el poeta Federico Santodomingo Zárate; Conversatorio “Orlando Fals Borda: hacia una cultura de la niñez”, por el sociólogo y comunicador social Julio Adán Hernández Montealegre y el abogado Julio Antonio Gill Muñoz; Conferencia-Taller de Lectoescritura, por las periodistas juveniles Yara Isabel Paredes Meriño, Saray Elisa Herrera Beleño, Thalía Milagros Audivet Ángel, Alicia Margarita Moreno Beleño, María Alejandra Bandera Raad y Saray Nashira Orellano Jiménez, miembros del Proyecto de Periodismo Cultural Juvenil, Cuarto Ciclo, de la Fundación Libro Abierto; Conversatorio “La décima como herramienta pedagógica” por el decimero y docente Alfredo Rafael Martelo Escobar; y, la Conferencia “Importancia de la piqueria en el arte musical” por el verseador Alcides Antonio Manjarrés Solano.

Jurado: Isaac Alejandro Gamarra Suárez, Carlos Monnery Caiaffa, Luz Nelly García de Romero
y Silvio Modesto Echeverría Rodríguez

El jurado calificador tuvo integrado por el compositor y escritor Silvio Modesto Echeverría Rodríguez (Ciénaga, Magdalena), la escritora Luz Nelly García de Romero (Fresno, Tolima), el pintor Isaac Alejandro Gamarra Suárez (Plato, Magdalena) y el coach y comunicador social Carlos Monnery Caiaffa (Sta. Marta).

CUADRO DE HONOR 2017

CATEGORÍA PRIMARIA
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Juan David Toloza Tafur
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Isabela Urrutia Segovia
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

REINADO ECOLÓGICO
PRIMERO: Angelina Jalch Hernández
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba
SEGUNDO: María Luisa Durán Bermúdez
Institución Educativa de Playitas

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Lía Marie Moscote Jiménez
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Marialex Beltrán Centeno
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CATEGORÍA BACHILLERATO
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Jorge Armando Gutiérrez Bovea
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Maryuris Urrutia Chávez
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CONCURSO DE POESÍA
PRIMERO: Daniedis Morales Callejas
Institución Educativa de Playitas
SEGUNDO: Lis Vanessa Díaz Mora
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CONCURSO DE CUENTO
PRIMERO: Yaider Cortés Mejía
Institución Educativa de Playitas
SEGUNDO: Brena Cecilia Polanco Alvarino
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear de Chimí

CONCURSO DE DECIMEROS
PRIMERO: Aldemar José Rangel Beleño
Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear de Chimí
SEGUNDO: Martha Isabel Casares Martínez
Institución Educativa de Playitas

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Saray Sofía Ardila Larios
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince de Barranco de Loba
SEGUNDO: Kellys Sulay Oliveros Pérez
Institución Educativa Juana Sánchez

CATEGORÍA ABIERTA
CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO
PRIMERO: Nilson Sánchez Rodríguez
SEGUNDO: Edgar Fragozo Oliveros

CONCURSO DE PIQUERIA EN TAMBORA
PRIMERO: Nilson Sánchez Rodríguez
SEGUNDO: Edgar Fragozo Oliveros

TEMÁTICA: LA EDUCACIÓN

En la cuarta versión el festival acogió como temática “la educación”, razón por la cual el lema escogido reza: “Un pueblo educado es un país realizado”; y, teniendo en cuenta la temática fueron homenajeadas las docentes Neris del Carmen Escobar Paternina y Clara Alicia León Caballero, dos importantes maestras que fungieron como tal en el corregimiento de Chimí.

La tradición oral asegura que don Naún Moreno fue el primer maestro que llegó a Chimí procedente de Ocaña (Norte de Santander), a mediados de la década de 1920, quien viendo los altos índices de analfabetismo en la población implementó la modalidad de dictar clases a domicilio mediante determinado valor. Posteriormente, en 1927, el líder político Leonidas Ortiz Alvear (1890-1974) trajo de San Sebastián (Magdalena) al maestro Erasmo Beleño Ortiz, bachiller del Colegio Pinillos de Mompox, quien organizó en su residencia la primera escuela, de carácter privado. A finales de la década de 1930, siendo diputado de la Asamblea Departamental de Bolívar el doctor José Manuel Ricaurte, consiguió la creación oficial de la Escuela Anexa de Varones que operaba en una casa de bahareque ubicada en la antigua sede de Telecom. Allí laboró como docente Victoriano González Ortiz (1918-1989), a quien luego reemplazaría Francisco Herrera Cervantes (1903-1980). En 1952, con la llegada de la maestra momposina María Josefa de Pérez, la escuela cambió de razón social siendo denominada Escuela Momposina; esta escuela a mediados de dicha década abrió la modalidad femenina con la profesora Matilde García Cogollo. En 1956, el presbítero Ildefonso Gutiérrez Azopardo gestionó el nombramiento de Clara Alicia León Caballero en la Escuela de Niñas, la cual empezó a operar en una casa de bahareque situada al lado de la cancha de microfútbol central.

El político José Daniel Meneses Avendaño consiguió a través de la Gobernación de Bolívar un auxilio de 10.000 pesos para la construcción de la Escuela de Niñas; luego el líder comunitario Leonidas Ortiz Alvear gestionó una nueva partida económica de 30.000 pesos a través de los políticos Miguel Antonio Borja Mejía (Representante a la Cámara) y José Daniel Meneses Avendaño (Diputado de la Asamblea Departamental de Bolívar), recursos que fueron administrados por la Junta de Acción Comunal que contrató al maestro de obras Dolores Ramos Martínez para construir la sede escolar con material de cemento y ladrillo. En 1975, es nombrado por la Secretaría de Educación Departamental el docente Pedro Gutiérrez Ortiz, recibiendo esta vez la institución el nombre de Escuela Rural Mixta de Chimí.

En 1989, siendo José de la Cruz Nieto Ardila suplente del diputado magangueleño Farid Nasar Nasar en la Asamblea Departamental de Bolívar, propuso la creación de un colegio de bachillerato en el corregimiento de Chimí. La discusión al respecto entre los diputados, se centró en que el colegio de bachillerato de San Martín de Loba estaba cerca del corregimiento, pero Nieto Ardila demostró con sus planteamientos las condiciones que presentaba el pueblo aduciendo que el colegio de la cabecera municipal era entonces semiprivado y se requería de un ente público por las condiciones económicas de la comunidad. El proyecto de la creación del colegio fue presentado por los diputados Andrés Ricaurte y Oswaldo Vergara Gallo, estos se presentaron ante el Secretario de Educación Luis Daniel Vargas y solicitaron la inclusión ante la Asamblea Departamental, siendo luego aprobada su creación mediante Ordenanza # 027 de 1989, bajo el nombre de “Colegio Leonidas Ortiz Alvear”, como homenaje a este baluarte impulsor de la educación en la población. Posteriormente, el Secretario de Educación Departamental, Armando Villegas Centeno, nombró como primeros docentes a Ramiro Turizo Gutiérrez (rector), Nicolás Miranda Ramos, Julia Elvira Valdés Balceiro, José Vicente Barraza, Olandis Flórez y otros; el nuevo ente educativo empezó a operar en la antigua Escuela de Niñas o Caseta.

Con la intención de construir una sede propia para el colegio de bachillerato, el señor Encarnación Ramos Rangel donó un lote y vendió otro fragmento de terreno para tal fin, donde se construyeron tres ranchos de palma con piso de cemento como aulas de clase. Siendo tesorero municipal Juan de Dios Barros Martínez consiguió la construcción de dos salones de clases y luego cuando José Nieto Ardila fungió como jefe de planeación municipal consiguió la construcción de un nuevo salón de clases.

El Preescolar Divino Niño desde hacía varios años venía operando en Estadero Los Cocos de propiedad de José Nieto Ardila; ante la necesidad de una sede educativa para tal fin, en 1990, la Junta de Acción Comunal presidida por el líder político Publio Barros Canaval, consiguió a través de un proyecto la construcción de la sede de preescolar, ante el Plan Nacional de Rehabilitación (PNR). La Junta de Acción Comunal dirigida por Mario García, construyó el preescolar en el patio de la entonces sede de Telecom.

HOMENAJEADOS

 

CLARA ALICIA LEÓN CABALLERO. Docente nacida en San Martín de Loba, Bolívar, en el hogar formado por Bonifacio León y Tren y Beatriz Caballero, el 10 de octubre de 1936, siendo la cuarta de cinco hermanos. Realizó sus estudios primarios en la Escuela Urbana de Niñas de su tierra natal, y terminó en una escuela oficial de El Banco, Magdalena, donde también cursó parte de la secundaria en el Colegio Santa Teresita, con énfasis en Comercio. Fungió como maestra en la Escuela de Niñas del corregimiento de Chimí, desde 1956 hasta 1967. Comenzó labores escolares con 72 niñas, teniendo como responsabilidad tres grados de básica primaria, con jóvenes de hasta 16 años de edad, razón por la cual tuvo que comenzar realizando un período de nivelación académica; la Escuela de Niñas se ubicaba al lado de la actual Cancha de Microfútbol, construida con paredes de bahareque y techo de palma; para comenzar las jornadas académicas los padres de familia contrataron la construcción de una sede escolar en material de ladrillo, zinc y cemento, utilizando provisionalmente el templo como escuela. Para la construcción de la escuela los padres de familias se organizaron a través de un comité, con la asesoría del sacerdote Ildelfonso Gutiérrez Azopardo, integrada por Etanislao Martínez, Julián Ardila Rodríguez, Francisco Herrera Cervantes, Dolores Ramos Martínez y otros, quienes se desplazaron a Cartagena elevando la solicitud de la construcción de una escuela y así fue como gestionaron los recursos económicos para su construcción.

 Homenajeados: Neris del Carmen Escobar Paternina y Santiago Cabarcas Herrera

NERIS DEL CARMEN ESCOBAR PATERNINA. Docente nacida en San Martín de Loba (Bolívar), el 7 de marzo de 1955, en el hogar formado por Guadalupe Escobar Martínez y Teodora Paternina Sampayo; realizó sus estudios primarios en la Escuela Urbana Mixta # 2 y luego siguió la formación de bachillerato en el Colegio Cooperativo Agropecuario de San Martín de Loba. Terminado su ciclo de aprendizaje en 1977, se desempeñó como maestra en Altos del Rosario, Pueblo Nuevo-Cerro de Julio, Buenos Aires, Juana Sánchez y desde 1979, es nombrada en la Escuela Rural Mixta de Chimí, donde se desempeñó durante 34 años hasta pensionarse. La comunidad chimilera resalta su compromiso y dedicación como docente, dejando una huella imborrable en las generaciones que fueron protagonista de sus enseñanzas.

SANTIAGO CABARCAS HERRERA. Cantador de tambora nacido en La Chapetona, corregimiento del municipio de El Peñón (Bolívar), el 24 de julio de 1924, en el hogar integrado por Alejandro Cabarcas Caamaño y Leonides Herrera Laguna. Creció al lado de sus padres acompañándolos en las labores de campo como agricultor, oficio que alternaba con los cantos de tambora, ya que su padre era un destacado cantador de tambora; se crió al lado de su madrastra Joaquina Esmeral, quien organizaba en La Chapetona las rondas de tambora en la época de Navidad. En su pueblo natal se conoció con la dama chimilera Aida Pedrozo Montenegro, con quien formó su hogar y en 1964 se estableció en el corregimiento de Chimí, donde aportó al desarrollo las tradiciones musicales. En Chimí, se integró como cantador de tambora, acompañando a las cantadoras y tamboreros que acudían a estas celebraciones como Cándida Puello Nova, Candelaria Ayala, Arcadia Martínez, Alejandra Castro, Petrona Martínez, Deyanira Rodríguez Martínez, Feriberta Guardia, Pura Isabel Esmeral Palencia, Daniel Beleño Arias, Ángel María Nieto Ayala (cantador), Ulpiano Elles Arias, Abiliardo Ruedas, María Payares, Fernando Villarreal, Francisco Javier Martínez Puello (tambor), Antonio Arrieta Núñez (tambora), Uriel Méndez (maracas), Fernando Herrón Martínez (flauta de millo) y otros.

POESÍA: DIVINA GRANDEZA

La esfera se cae en pedazos
por los pensamientos mortales
viviendo en la oscuridad y madrazos
sin aquellos bellos manantiales.

Con tu libro sagrado
enseñas tu palabra
o sería de nuestro agrado
así es como tu labras.

Inicio de Génesis
marcabas tu promesa
procreaste a este mundo
mostrando tu grandeza.

Un ser perfecto y pensante creaste
quizás fue tu error
aun espero tu respuesta
pero nunca, nunca dudaré de tu amor.

Destruiste el mundo y ciudades
por la bendita aberración del hombre
así descansaron los males
aferrados a tu nombre.

A tu hijo engendraste
en aquella humilde mujer
disculpa Pedro, decía
mi sangre irá a vencer.

A tus doce soldados escogiste
para mostrarle al mundo tu amor
con el pensamiento cobarde
uno te vendió.

La grandeza de Dios padre
nunca la dudarás
porque somos bendecidos
por toda la eternidad.

Daniedis Morales Callejas
4° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2017
Primer Puesto
Concurso de Poesía

 

DÉCIMA: EDUCACIÓN DERECHO DE TODOS

Escuchen a este hombre fiel
miren lo que aquí les canto
decimando no me aguanto
hoy dice Aldemar Rangel;
joven dulce como la miel
de esta me siento orgulloso
decimando soy famoso
y grito con esta alegría
le digo en esta poesía
en un canto poderoso.

Bonita la educación
que poco a poco aprendemos
muchos la desconocemos
ni prestamos atención;
nos da mucha solución
para seguir adelante
en el camino triunfante
allí podrás decidir
cual camino has de seguir
jornalero o estudiante.

No es que la pase ofendiendo
lo quiero manifestar
un consejo quiero dar
a los que me están oyendo;
buscando el bien yo entiendo
con la bella educación
y no a la drogadicción
el estudio como ejemplo
su belleza yo contemplo
no produce perdición.

Me educo para un futuro
y ser alguien en la vida
puedo encontrar la salida
de eso estoy muy seguro;
porque el camino será duro
pero quiero progresar
hacia adelante hay que mirar
y buscar un objetivo
les digo a todos mis amigos
¡Vamos!, ¡vamos!, a estudiar.

Los padres han de luchar
brindándonos lo mejor
lo hacen con gran amor
sus ayudas quieren dar;
nosotros hay que apreciar
lo que todo padre hace
la educación como base
en el cuarto festival
donde todo es esencial
para que nadie se atrase.

Con puño y letra se escribe
lo digo con gran esmero
oigan bien mis compañeros
lo que aquí en Chimí se vive;
el Festival del Caribe
lo decimos hoy en día
décimas, versos, poesía
que hoy lo quieren reemplazar
por tablet, compu y celular
que llaman tecnología.

Sus nombres están presentes
se los voy a mencionar
ya los quiero resaltar
delante toda mi gente;
son personas inteligentes
Neris y Clara Caballero
Santiago el tamborero
de mi pueblo son ejemplo
su enseñanza yo contemplo
con su aporte que nos dieron.

Aldemar José Rangel Beleño
4° Festival Cultural y Literario del Caribe, 2017
Primer Puesto – Concurso de Decimeros

CUENTO: NADA ES IMPOSIBLE

En un pueblo donde las condiciones de vida no eran muy buenas, se encontraba ubicada una casita de bahareque, en la cual vivía un niño llamado José con su familia, que con tan solo siete años de edad llevaba una vida muy deplorable.

Su madre se ganaba la vida lavando cuanta ropa ajena era posible, por un sueldo no tan digno y su padre realizaba dos trabajos: por la mañana vendía periódico y por la tarde vendía café y agua aromatizada.

Viendo la situación, el niño se escapaba de casa para pedir limosna o cargar cosas para ganar unos pesos y así llevar algo de comer al hogar.

Un día como cualquiera, se acercó a sus padres y les preguntó, que, si algún día él podría ingresar a la escuela, como lo hacían los demás niños, pues, aunque estaba en esas condiciones, siempre soñaba con ser alguien en la vida y no quedarse en la pobreza para siempre. Ellos al escuchar estas palabras de su hijo, se pusieron muy tristes y reflexionaron.

Como no tenían dinero, decidieron luchar para conseguir el uniforme para que asistiera a la escuela, además de la compra de los útiles escolares; ellos no querían permitir que su hijo pensara de esa forma, con la corta edad que tenía.

Cuando por fin decidieron matricularlo en la escuela de primaria; entonces, el niño se alegró mucho, ya que tenía inmensas ganas de aprender y quería hacer realidad sus sueños de ser un excelente profesional y poder tener una vida digna junto a sus padres.

Estando en la escuela se dio cuenta que las cosas no eran tan fácil como él pensaba, porque algunos niños no lo aceptaban como era, ellos estaban muy bien vestidos y su forma de expresarse era diferente a la de él, mientras José vestía con una camisa manchada y un pantaloncito corto remendado que le regaló una vecina; por este motivo, era discriminado por sus compañeros, los cuales nunca aceptaron su amistad.

Por tal razón, tuvo muchas dificultades para adelantar sus estudios, los padres de José eran citados cada rato en la escuela por la presentación personal de su hijo.

Cuando regresaba de la escuela contaba lo sucedido allí a sus padres, los cuales lloraban con él porque se sentían impotentes al no poder comprarle todo lo que su hijo necesitaba para la escuela, pero eso no le impidió a José seguir estudiando.

El tiempo transcurría y el niño seguía estudiando con esmero hasta poder graduarse de la primaria. Esta fue una etapa de mucha felicidad para todos, pues José culminaba la primera etapa de sus estudios.

Cuando parecía que todo iba bien, llegaron las deudas; los dueños de las tiendas llegaban sin parar para que le pagaran el dinero que les adeudaba; José se puso muy triste porque sus padres no tenían dinero para pagar, lo poco que tenían lo habían gastado en la celebración de su grado.

Un día, el profesor le preguntó a José: que por qué estaba triste, él le comentó la situación, y el profesor le dijo: iré a tu casa en horas de la tarde, tengo algo que hablar con tus padres.

Al llegar el profesor a su casa, pudo ver aquella humilde casita de la que tanto le habló José, tanto, que le entristeció el corazón y de sus ojos brotaron lágrimas.

José le preguntó: ¿por qué lloras profesor?

Él le respondió: tus condiciones son muy duras, pero te felicito porque aun así tienes ganas de estudiar.

Cuando conoció a sus padres empezó a hablar con ellos, les dijo que el motivo de su visita era porque quería ayudarlo; José le había comentado su situación, por ese motivo él quería cancelar las deudas que tenían en las tiendas del pueblo y le prometió que iba ayudar a su hijo con todos los útiles escolares.

De esta manera, José pudo seguir estudiando el bachillerato. Desde ahí cambió todo, pues era un buen estudiante, el cual se destacaba a medida que pasaban los años. Ya haciendo undécimo grado, tenía muchos planes, entre ellos, el de estudiar una carrera universitaria. En ese momento era su mayor anhelo.

Ya culminado el grado undécimo, llegó una noticia, la cual se trataba, que él siendo el mejor estudiante en las “pruebas del saber”, había sido becado, por el puntaje que había sacado en dichas pruebas. Esta fue otra felicidad que daba José a su familia, junto con la graduación de bachiller que se aproximaba.

Al día siguiente de su grado, falleció su madre, tenían cáncer en sus pulmones de tanto inhalar el humo del fogón de leña con el que cocinó durante toda una vida. Fue una etapa dura para él y su padre, una tristeza profunda se apoderó de José, ya no podía cumplirle los deseos a su madre que era verlo como todo un profesional.

Meses después, pudo ingresar a la universidad becado por el estado; él tuvo que dejar a su padre para ir a estudiar a la universidad; su padre estaba muy triste, pero a la vez contento de ver que su hijo cumplía todos sus sueños. Él quería ver a su hijo siendo un gran maestro.

José era admirado por todos en la universidad y se graduó con honores. Al salir de la universidad, fue empleado en una escuela rural, donde pudo colocar en práctica todo lo que había aprendido durante su vida; fue un excelente maestro, dejando huellas y enseñanzas a sus estudiantes como aquella que reza:

“Por muy dura que tengas la situación o por tener una limitación, ya sea física, emocional o económica, no desfallezca porque la vida se encargará de darte las recompensas por todos tus esfuerzos y esmero con el cual haces las cosas buenas”.

Yaider Cortés Mejía
4° Festival Cultural y Literario del Caribe
Primer Puesto – Concurso de Cuento

Galería de imágenes 

FESTILITERARIO 2016

FESTILITERARIO 2016

3° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DE CHIMÍ 

La tercera versión del Festival Cultural y Literario de Chimí se realizó desde el 3 hasta el 5 de junio de 2016, con algunas novedades que permitieron el crecimiento y trascendencia del evento en la Subregión de Loba. El evento fue organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear y el Ministerio de Cultura –Programa Nacional de Concertación Cultural-.

La comunidad educativa invitada como participante en los diferentes encuentros y concursos tuvo integrada por los estudiantes que se forman en las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Playitas, Pueblo Nuevo-Cerro de Julio, Los Cerritos, La Chapetona, Juana Sánchez, Barranco de Loba y Chimichagua. En esta oportunidad, el evento organizó las Categorías y Concursos siguientes: Categoría Primaria: Pintura, Reinado Ecológico y Canto; Categoría Bachillerato: Pintura, Poesía, Cuento y Decimeros; Categoría Abierta: Canción Inédita Vallenato y Piqueria en Tambora.

En la parte académica, se realizó el Taller “Las huertas caseras en los hogares” por el agrónomo Virgilio Ramos Barraza; la Conferencia “Cómo aprende el cerebro en un contexto de pobreza” por el comunicador social y coach Carlos Monnery Caiaffa; el Conversatorio “El liderazgo juvenil” por las periodistas juveniles Thalía Milagros Audiveth Ángel y Yara Isabel Paredes Meriño, de la Escuela de Periodismo Juvenil de la Fundación Libro Abierto; y, el Conversatorio “La composición vallenata” por el cantautor Franklin Moya.

Las agrupaciones que se presentaron en el evento fueron el Grupo de Tambora Renacer Cultural de El Peñón, folclor invitado; la Danza de la Siembra por la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; el cuentero costumbrista Reinaldo Ruiz; y, el Grupo Vallenato de Franklin Moya.

Jurado: Wilberto Echeverría Moncada, Saray Elisa Herrera Beleño, Franklin Moya Ariza
y Luzmila Marulanda Rosado

El jurado que eligió a los ganadores tuvo integrado por el compositor vallenato Franklin Moya Ariza (Cañaverales, La Guajira), el pintor Wilberto Echeverría Moncada (Barranquilla), la periodista juvenil Saray Elisa Herrera Beleño (Santa Marta) y la escritora y poetisa Luzmila Marulanda Rosado (Fonseca, La Guajira).

CUADRO DE HONOR 2016

CATEGORÍA PRIMARIA
CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Luz Zaidis Vidales Jiménez. Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba –INETAM-.
SEGUNDO: Evelyn Dayana Anaya Miranda. Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba –INETEC-.

REINADO ECOLÓGICO
PRIMERO: Ivanna Alexandra Mora Centeno. Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba –INETEC-.
SEGUNDO: Naileth Lerma. Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.

CONCURSO DE CANTO
PRIMERO: Lía Marie Moscote Jiménez. Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.
SEGUNDO: Enmanuel Esmeral Ramos. Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CATEGORÍA BACHILLERATO
CONCURSO DE POESÍA
PRIMERO: Javier Eduardo Salas Pacheco. Poesía: Orgullo de un campesino.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.
SEGUNDO: Luis Ángel Hernández Centeno. Poesía: La vida.
Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba –INETAM-.

CONCURSO DE CUENTO
Primero: Yelkaris Yulieth Barreto Villazón. Cuento: Ama, perdona y florece.
Institución Educativa Juana Sánchez.
SEGUNDO: Yaider Cortez Mejía. Cuento: El joven agricultor.
Institución Educativa de Playitas.

CONCURSO DE DECIMEROS
PRIMERO: Saray Sofía Ardila Larios. Obra decimal: ¡Labra, labra campesino!
Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.
SEGUNDO: Aldemar José Rangel Beleño. Obra decimal: Aprendo de la agricultura. Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear (Chimí).

CONCURSO DE PINTURA
PRIMERO: Andry Lorena Cerpa León. Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba –INETAM-.
SEGUNDO: Ana Isabel Veloth Camargo. Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CATEGORÍA ABIERTA
CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO
PRIMERO: Luis Armando Laserna Moreno. Paseo: Me tiene loco – Barranco de Loba.
SEGUNDO: Enmanuel Zapata Acuña. Paseo: Por unas amigas – Chimí.

CONCURSO DE PIQUERIA EN TAMBORA
PRIMERO: Waldiris Martínez Arroyo. Chimí.
SEGUNDO: Jesús Aníbal Noguera Martínez. Pueblo Nuevo-Cerro de Julio.

TEMÁTICA: LA AGRICULTURA

La temática del festival fue “la agricultura”, razón por la cual el lema escogido reza: “Labrando como el campesino cosechamos vida”; y se homenajearon los tres agricultores más viejos del corregimiento siendo los señores José Ángel Zapata Beleño, José Inés Herrera Herrera y Francisco Javier Sampayo Crespo.

Sobre la historia de la agricultura, se referencia que el poblamiento de América está enmarcado dentro del cuadro general de la ciencia geológica en la Era Arcaica o Azoica, hace millones de años. En efecto, los estudios arqueológicos y prehistóricos confirman que Colombia está situada dentro de lo que se denomina Área Intermedia.

La etapa más antigua en Colombia y América ha sido llamada Lítica o Paleoindígena, período comprendido entre el año 10.000 y el 7.000 a.C.; esta etapa para estudiarla el material propicio es la piedra. Luego sigue la etapa Arcaica o Mesoindio, que es el período de adaptación del hombre a las circunstancias geográficas y climáticas; en cuanto a Colombia este periodo se extiende hasta el año 1.000 a.C.

En la etapa Arcaica aparece una nueva forma de trabajo con la piedra, que es el pulimiento, el cual resultaba del frotamiento de dos rocas entre sí. La aparición de la agricultura o domesticación de plantas, se inicia en Colombia y América en la etapa Formativa, que parte desde el año 1.000 a.C. y perdura hasta el momento de la Conquista.

La vida sedentaria comienza en Colombia sin la agricultura -al contrario de lo que ocurrió en casi todos los pueblos del mundo-, debido a esa prodigalidad del medio. Con la yuca se inició la domesticación de las plantas en Colombia y con este acontecimiento se pasa a la siguiente etapa cultural que es la Formativa caracterizada principalmente por el desarrollo de la agricultura. Esta actividad poco a poco despertó interés en el hombre, hasta lograr que caza y pesca pasaran a ser actividades secundarias. Luego la yuca como alimento importante perdió interés en los nativos cuando descubren las cualidades del maíz.

Las tres grandes culturas en el mundo de acuerdo a la elección de un alimento base lo representan el trigo, el arroz y el maíz. La alimentación de toda la población autóctona de América se basaba en los alimentos de maíz, yuca y papa. En sus leyendas, Diego López establece que al maíz le concedían la gracia de ser la materia prima en la creación del hombre; los Huastecos lo llamaban “To-Nacayo”, que quiere decir “nuestra carne”. Y Linneo lo registra con el nombre “mahis”, que significa “causa de la vida”. Pero a pesar de las preferencias nativas el dominio colonial del pasado obligó al consumo del trigo traído de Europa.

La historiografía narra que desde tiempos inmemoriales la agricultura se había desarrollado a través de los cultivos de yuca, maíz, bore, algodón y otros productos en las llamadas terrazas agrícolas. Para estas labores los indios utilizaban técnicas de limpieza de la tierra a base de fuego controlado e instrumentos como el palo cavador y la azada de madera o piedra.

Las herramientas básicas de la agricultura riberana siguen siendo el palo cavador o espeque, el machete, el hacha y con elementos complementarios como la pala. Pero la tecnología que se ha desarrollado en el campo a través de los siglos desde época precolombina, con la implementación de elementos de avance para una agricultura moderna, se ha visto afectada con la utilización de abono químico, herbicidas e insecticidas.

Los españoles introdujeron instrumentos de trabajo más duraderos que los autóctonos, sencillamente porque eran de hierro: El machete (primero era sable), el hacha, el cuchillo y el gancho. Por ejemplo, el palo cavador se convirtió en pala cavador con la adición de la punta metálica y al mismo tiempo algunas prácticas que se le añadieron a las costumbres laborales locales.

La costumbre alimenticia nativa fue alterada con la importación del plátano asiático, la caña, el arroz, los cítricos y otros productos, que se adaptaron mediante cultivos en las islas Canarias y República Dominicana y luego pasaron a las tierras del Caribe colombiano.

San Martin de Loba como cualquier población de la región Caribe, se ha identificado como un municipio agropecuario con énfasis en monocultivos, razón por la cual durante mucho tiempo ha sido reconocido con el gentilicio anecdótico: “Lobano come yuca”, por ser uno de los máximos productores de este tubérculo de calidad culinaria en la subregión. Igualmente, la yuca fue uno de los productos agrícolas más afectados cuando surgió la minería como actividad económica; el campesino que se dedicaba a la agricultura, se transformó totalmente dejando su explotación tradicional para probar suerte en algo que desconocía.

La explotación de las minas sin técnicas de conservación y planeación, llevó a los cultivadores a transformar la tierra en socavones, cambiando su machete y hacha por el cavador, pala y pica, dejando a un lado el oficio de sus ancestros que no los enriquecía, pero le suministraba estabilidad. Cabe anotar que ese campesino aborigen con poca preparación académica para la explotación agrícola, aplicaba conocimientos, experiencias y sabiduría, con rendimientos asombrosos por áreas, dentro del promedio nacional en la productividad de dichos productos. Además, cultivaba otros productos comestibles en asocio con el cultivo principal, como segundo renglón; en el mismo lote donde sembraba el tradicional maíz criollo, también cultivaba yuca, al igual que el rendimiento del cultivo principal, para este segundo cultivo aplicaba rendimientos acordes con el promedio de la producción nacional. Igualmente, realizaba cultivos terciarios en el mismo lote como pepino, patilla, frijol, ahuyama, ñame y otros.

Hay que resaltar que los productores de tubérculos como la yuca, aprendieron las técnicas de conservación para sostener la calidad culinaria, esta estrategia de conservación deja un vacío en caso de retomar nuevamente la explotación y comercialización de yuca fresca.

HOMENAJEADOS

NICOLÁS MIRANDA RAMOS. Docente nacido en Cartagena el 8 de noviembre de 1945, en el hogar formado por Nicolás Miranda Vargas y Nidia Ramos Liñán. Estudió la primaria en la Escuela Salesiana y la Escuela Olaya Herrera, la secundaria en la Universidad Libre de Cartagena y se graduó como Licenciado en Ciencias Naturales en la Universidad del Magdalena. Inició como docente laborando en el área de Ciencias Naturales en la Universidad Libre y el Politécnico de Bolívar, en Cartagena; luego, en 1989, fue nombrado como docente por la Secretaría de Educación Departamental de Bolívar en el recién creado Colegio Leonidas Ortiz Alvear de Chimí, siendo acogido por la hospitalidad del pueblo, lo que permitió que laborara en la aludida entidad durante 24 años.

Homenajeados: Nicolás Miranda Ramos, José Inés Herrera Herrera y Francisco Javier Sampayo Crespo

FRANCISCO JAVIER SAMPAYO CRESPO. Agricultor nacido el 30 de marzo de 1951, en el hogar formado por Daniel Sampayo Argüelles e Iberia Crespo López. Nativo de El Banco, Magdalena, criado en la vereda Plan Bonito, jurisdicción del corregimiento de Chimí. Cuenta que las primeras letras se las enseñó la docente Gilma Veloth y luego estudió en La Boca de Chimí hasta segundo de primaria, siendo su profesora María Adelaida Salas Jiménez. Nació pobre de recursos económicos y posiblemente así terminará los días de su existencia sobre este planeta lleno de dificultades, pero eso no fue óbice para sacar adelante a su hogar integrado por Dorilse Rodríguez Montenegro y sus cuatro hijos: Francisco Javier, Nubia Esther, Irma y Abimael, y a través de la agricultura alternando con la pesca, le ha suministrado todo lo necesario para su hogar. ‘Chico’ Sampayo asegura que aprendió las técnicas y los conocimientos sobre la agricultura de los campesinos que se dedicaban en Chimí a este arte como José Ángel Zapata, Benigno Rodríguez, José Ángel Rocha, Abiliardo Rueda, Miguel Ardila, Manuel Terraza y Luis Sampayo Crespo. Y ha desempeñado el oficio de agricultor en los sectores de La Chana, La Frontera, La Esperanza, Pueblo Nuevo y Plan Bonito.

JOSÉ INÉS HERRERA HERRERA. Agricultor nacido en un hogar campesino integrado por Moisés Herrera Cervantes y Adriana Sandoval Herrera, el 22 de septiembre de 1945, en el corregimiento de Chimí. El protagonista de esta biografía considera que ha sido fructífera su vida porque su arte hace parte de la herencia que le dejó su padre como aprendizaje; desde los 12 años de edad aprendió a cultivar y desde entonces ha ejercido el trabajo de la agricultura en los sectores de La Peña, El Rincón, La Esperanza y Plan Bonito. La agricultura la aprendió de los viejos dedicados a este trabajo como Etanislao Martínez, Paublino León, Delfín Carrascal, Miguel Lerma, Luis Serrano, Juan Arrieta y otros que han luchado para sacar adelante su familia a través del trabajo en el campo. Casado con Badía de Jesús Moreno Ardila, tiene un hogar conformado por cuatro hijos: Esneider, Leyder, Emerson y Yelixa.

JOSÉ ÁNGEL ZAPATA BELEÑO. Agricultor nacido el 9 de noviembre de 1927, en el municipio de Sucre (Sucre), en el hogar formado por Eulalio Zapata y María Josefa Beleño Beltrán, nativos de Sucre (Sucre) y Palomino (Bolívar), respectivamente. Después de ser abandonado por su padre se desplazó a Chimí, residenciándose en la casa de Etanislao Martínez hasta que construyó una casa de bahareque y palma para su querida madre. “Por medio de la agricultura he sacado a mi familia adelante, por ejemplo, a mi mamá que sufrió mucho para levantarnos a nosotros; por eso nunca le faltó nada a mi mamá y a mis hermanas. Ella nos enseñó a trabajar y a no quitarle nada a nadie, al contrario, siempre nos inculcó un espíritu solidario, con los amigos y compañeros de trabajo”, señala este campesino que ha luchado toda una vida ejerciendo el arte de la agricultura en los sectores de La Peña, Puerto Sabana, El Abejorro, Pueblo Nuevo y Plan Bonito. Fue un trashumante de los fértiles campos lobanos, de finca en finca, ejerciendo como labrador trabajo que consiste en hacer estacas y estantes. Aprendió a hacer de todo en el campo, alternando este oficio con la pesca inducido por su amigo Benigno Rodríguez.

POESÍA: ORGULLO DE UN CAMPESINO

¡Campesino, tienes que sembrar!
tus ásperas manos encallecidas están
pero la astucia y humildad
te envuelven en tu entorno familiar.

Con sólo ver crecer la cosecha
tu cuerpo se llena de gozo,
y cuando está recolectada
te sientes muy orgulloso.

Al escuchar los pájaros trinar
con sus hermosas melodías en la aurora
con alegría en tu alma
el trabajo vuelve a empezar.

¡Tú orgullo campesino,
acariciar el campo!
es la vida tuya…
de todo tu encanto.

Al atardecer tu labor culmina
y tú, campesino, has de descansar,
porque sabes que vendrá otro día
en que la tierra debes acariciar.

Javier Eduardo Salas Pacheco
3° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2016
Primer Puesto – Concurso de Poesía

DÉCIMA: ¡LABRA, LABRA CAMPESINO!

Les digo en esta ocasión
mi nombre es Saray Sofía,
lo digo con alegría
INEBA es mi institución.
Les canto a continuación
noveno grado cursando
y en décimas trabajando
pa’ apoyar la agricultura,
es parte de esta cultura
y la estamos resaltando.

Hablemos de agricultura
eso el cultivar la tierra,
y el campesino se aferra
a su tradición y cultura.
Cultivar es una hermosura,
se trabaja con sudor
bajo un sol sofocador
arando muy bien el suelo,
cosechar es su consuelo,
se trabaja con vigor.

El campesino es pujante,
trabaja sin descansar
para poder alcanzar
los frutos gratificantes.
Entre los más importantes:
yuca, plátano y maíz,
de Loba región feliz,
mango, aguacate y guayaba,
en esta tierra abundaba,
productos de mi país.

La agricultura ha bajado
y también la economía,
porque hoy la minería
con los campos ha acabado.
Cultivos ha erradicado,
la tierra se está quejando
sismos está originando,
Dios se siente entristecido,
su creación ha destruido,
un mal estamos causando.

La tierra tú labrarás
dijo Dios al primer hombre,
campesino es el nombre
de quien plantas sembrará.
De su fruto comerá
trabajando con atino,
cultivar es su destino,
regresa de la ciudad
que no es tu felicidad:
¡Labra, labra, campesino!

Saray Sofía Ardila Larios
3° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2016
Primer Puesto – Concurso de Decimeros

CUENTO: AMA, PERDONA Y FLORECE

Érase una vez en un pueblo llamado Macondo vivía la familia Rodríguez, una prole humilde que era muy rica gracias a la agricultura; esta familia estaba conformada por Carmen, José y su hijo William. Ellos vivían muy felices cultivando frutos y alimentos, a pesar de que era un hogar humilde convivían en un ambiente donde reinaban los valores morales. Su hijo, William, estudiaba gracias a los recursos económicos que ganaba su padre.

Una noche inesperada cuando las pocas personas que habitaban el pequeño poblado, dormían tranquilamente, aparecieron unas personas armadas disparando sin control, todos al oír el escándalo se asomaron por las ventanas y vieron cómo estos hombres extraños acababan con sus cosas y su felicidad. Ellos airados les exigían a los habitantes que se marcharan de allí y todos asustados cogieron sus pocas pertenencias partiendo sin rumbo fijo; en ese tumulto estaba la familia Rodríguez, que sin saber a dónde ir, con sus almas destrozadas, salieron de Macondo obligados para desplazarse a otro lugar más seguro.

José se moría de la tristeza y rabia por lo que les habían hecho sin ninguna razón, era injusto tanto esfuerzo que hicieron los habitantes de esa aldea para producir sus recursos, y de pronto de la noche a la mañana, llegaron unos sujetos con el corazón oscuro acabando con su felicidad y sustento.

José, Carmen y William caminaron por un largo rato hasta que llegaron a un caserío; se alegraron porque tenían mucha hambre, pero no llevaban dinero, solo un pequeño morral con algunos artículos que pudieron recoger antes de salir corriendo de su territorio. Cuando estaban entrando al pueblo, los habitantes se lo quedaban mirando, los desplazados sin vergüenza corrían a las puertas de las casas a pedir, aunque sea agua, pero inmediatamente les cerraban las puertas. Una buena mujer fue la que llamó a los desplazados, los invitó a su casa y les dio de comer. José le contó todo lo sucedido, y una mujer llamada María prometió que iba hablar con el alcalde del municipio para que los ayudara porque verdaderamente necesitaban ayuda.

Al día siguiente, María, José, Carmen y William salieron a reunirse con el alcalde, quien le dolió mucho la situación que pasaba esta familia. El alcalde hizo mucho por ellos, les regaló una casa y les ayudó económicamente. José obtuvo una parcela donde pudo hacer lo que más le gustaba, que era cultivar la tierra; Carmen consiguió trabajo en un restaurante y William fue aceptado en la escuela.

William creció y se convirtió en un destacado médico por el empeño de salir adelante, ahora la familia Rodríguez tenía más de lo que perdió, gracias a la ayuda que le brindaron personas generosas ya que fueron un apoyo muy grande para ellos.

Recuerden que todas las personas pueden triunfar no importando su estrato ni su condición económica, todo queda a nuestra disposición y mentalidad, y sobretodo no olviden que “querer es poder”.

Yelkaris Yulieth Barreto Villazón
3° Festival Cultural y Literario de Chimí
Primer Puesto – Concurso de Cuento

Galería de imágenes 

FESTILITERARIO 2015

FESTILITERARIO 2015

2° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DE CHIMÍ

 La segunda versión del Festival Cultural y Literario de Chimí, en el corregimiento del mismo nombre, se desarrolló desde el 5 hasta el 7 de junio de 2015. En adelante, el evento fue organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear y el Ministerio de Cultura –Programa Nacional de Concertación Cultural-. La comunidad educativa participante tuvo integrada por los estudiantes de las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Playitas, Pueblo Nuevo-Cerro de Julio, Hatillo de Loba, Juana Sánchez, San Miguel y Barranco de Loba.

Desde el 1º de marzo hasta el 30 de abril de dicha anualidad, estuvieron abiertas las inscripciones para los aspirantes a finalistas en los distintos encuentros y concursos, donde se inscribieron estudiantes y personas del común en las siguientes Categorías y Concursos: Categoría Primaria: Pintura, Reinado Ecológico y Canto; Categoría Bachillerato: Poesía, Cuento y Decimeros; Categoría Abierta: Canción Inédita Vallenato y Piqueria en Tambora.

La programación inició con el recibimiento de las delegaciones el 5 de junio de 2015, luego se realizó un desfile inaugural, que terminó con los actos protocolarios. Después fueron presentado los homenajeados: Tiburcia Susana Mora López, Graciela Zenaida Ortiz López y Eduard Manuel Mathieu Zuleta. En las presentaciones especiales se destacó la participación de la Escuela de Periodismo Juvenil, de Santa Marta; el Grupo de Tambora Los Chimilas; Grupo de Tambora Juvenil de Juana Sánchez, como folclor invitado; Grupo de Baile Moderno Sexy Girls; Danza La Múcura por la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear; el Grupo Los Junior’s Vallenato; y, el cuentero Tío Pello.

En el marco del festival se realizó el Foro “El impacto de la minería en el ámbito acuícola” por el abogado y periodista Eliécer Ortega Ospino; el Conversatorio “El periodismo juvenil y su función educacional” por la estudiante Saray Elisa Herrera Beleño y el comunicador social Isidro de Jesús Mora Barrios; y, el Conversatorio “La alfarería como medio de convivencia nativa”, por los alfareros juanasancheros Jorge Jiménez Poveda, Alonso Poveda Villafañe y Elizabeth Pérez Garzón.

El jurado que eligió los ganadores tuvo integrado por el compositor vallenato Juan Manuel Gutiérrez Romero (La Junta, Guajira), la profesional en relaciones internacionales Yady Andrea Dávila Sucerquia (Santa Marta), el abogado y gestor cultural Darío José Linero Mejía (Santa Marta) y el docente y decimero Edwin Mejía Durán (Talaigua).

Jurado: Yady Andrea Dávila Sucerquia, Edwin Mejía Durán, Juan Manuel Gutiérrez Romero y Darío José Linero Mejía

CUADRO DE HONOR 2015

CONCURSO DE PINTURA

PRIMERO: Eva Sandrith Camacho García. Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

SEGUNDO: Jesús Wilfred Palomino Martínez. Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba –INETEC-.

REINADO ECOLÓGICO

PRIMERO: Sayra Manuela Ramos Arroyo. Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.

SEGUNDO: Andrea Camila Arzúzar Arrieta. Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

CONCURSO DE CANTO

PRIMERO: Francisco José Cotes Mejía. Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba –INETEC-.

SEGUNDO: Diego Iván Pérez Romero. Institución Educativa Técnica, Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba –INETAM-.

CONCURSO DE POESÍA

PRIMERO: Dilis Johana Ramos Cardona. Poesía: Mi triste ecosistema.

Institución Educativa Técnica, Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba –INETAM-.

SEGUNDO: Adriana Selena Serpa Centeno. Poesía: Mi pueblo ya no es el mismo.

Institución Educativa Técnica, Agropecuaria y Minera San Martín de Loba –INETAM-.

CONCURSO DE CUENTO

PRIMERO: Ilian Margarita Miranda Mendoza. Cuento: El perdón.

Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí.

SEGUNDO: Roxana Martínez Alvarado. Cuento: La importancia de la educación.

Institución Educativa de Hatillo de Loba.

CONCURSO DE DECIMEROS

PRIMERO: Saray Sofía Ardila Larios. Obra decimal: Décimas a la alfarería.

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.

SEGUNDO: Dayana Carolina Pérez Quiroz. Obra decimal: Décimas.

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio R. Faciolince – Barranco de Loba.

CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO

PRIMERO: Wilmer Rojas Rodríguez. Paseo: “Nací para ti” – Papayal.

SEGUNDO: Elivier Camargo Rocha. Paseo: “Así no se vale” – Chimí.

CONCURSO DE PIQUERIA EN TAMBORA

PRIMERO: Waldiris Martínez Arroyo. Chimí.

SEGUNDO: Jesús Aníbal Noguera Martínez. Pueblo Nuevo-Cerro de Julio.

TEMÁTICA: LA ALFARERÍA

Alonso Poveda Villafañe, Alfarero de Juana Sánchez

El 2° Festival Cultural y Literario de Chimí tuvo como lema: “Moldear como el alfarero es sembrar cultura”, un sincero homenaje al arte de la Alfarería.

 La Alfarería es el resultado del trabajo de la arcilla a mano o a través de la utilización de un torno. Con el fin de obtener una materia prima homogénea de la calidad requerida, el artesano sometía la arcilla a un tratamiento previo de separación de sedimentos protuberantes, para así lograr la textura requerida. Los artesanos utilizaron la técnica de engobe, que consiste en sumergir o aplicarle a la pieza, antes de la cocción, una suspensión de fina arcilla con algún pigmento, para regularizar la superficie y obtener un color uniforme.

Para la fabricación de las piezas se aplican las técnicas de moldeado y modelado en rollo o torneado. La herramienta fundamental del artesano ceramista, son las manos y su destreza motriz para moldear el barro y transformarlo en utensilios domésticos, suntuarios o decorativos. Las vasijas se hacen enrollando primero un largo “gusano de barro”, en espiral o hélice, o por superposición de círculo. Para conformar el fondo globular de las ollas se acudió al moldeado sobre una totuma, o sobre una vasija globular.3

En toda época, se utilizó el molde para la fabricación repetitiva de figuras macizas, con carácter mágico; el molde de una determinada figura se obtenía como calco negativo, sobre la figura en primitivo que se quería copiar. Por medio de estas técnicas los alfareros fabricaron una gran variedad de objetos utilitarios y figuras o estatuas de arcilla representando al ser humano, a los animales o símbolos.

Los vestigios de cerámica encontrados en la región Caribe, específicamente en Puerto Hormiga, jurisdicción del municipio de Arjona, Bolívar, referencia el hallazgo más antiguo de la región, que según los análisis con carbono catorce, los ubica entre los años 3090 y 2552 a.C. Desde tiempos inmemoriales, las vasijas de arcilla y barro han adquirido no solamente un carácter útil en la vida de las sociedades que las elaboraban sino cierto valor mágico, ya que la cerámica era considerada la unión de los cuatro elementos del universo: agua, aire, tierra y fuego.

Estos hallazgos son considerados los primeros ensayos del hombre en el trabajo del barro o arcilla, que tiene toda una secuencia de desarrollo técnico y formal en otros sitios del litoral Caribe como, entre otros, Canapote (2.000 a.C.), Barlovento (1.500 a.C.), las islas de Barú y la Ciénaga del Totumo. Luego de su desarrollo y evolución trascendió a los pueblos riberanos y se extendió por el país.

Los nativos pudieron haber recibido sus habilidades artísticas de la tradición cerámica más antigua del continente: Valdivia, Machalilla y Chorrera. En lo que concierne a la región Caribe, presenta desde sus inicios un grado de madurez conceptual y técnica que tiende a confirmar que la producción de cerámica se limitaba a objetos utilitarios de uso cotidiano; igualmente, se destacaron como grandes alfareros, hábiles y creativos, que inventaron una gran variedad de objetos aptos para los quehaceres domésticos. El material empleado por los nativos fue la arcilla de color variable, de acuerdo con la materia prima disponible en cada lugar: gris, rojo, amarillo o blanco.

HOMENAJEADOS

 

GRACIELA ZENAIDA ORTIZ LÓPEZ. Alfarera nacida en Chimí el 9 de febrero de 1926 en el hogar formado por el carpintero Santiago Ortiz y la alfarera Delia María López Moreno. Recuerda que creció viendo a los habitantes del pueblo fabricando productos a base de barro, siendo su madre la que le enseñó este arte; las ollas, tinajas, areperos, múcuras y demás productos se los vendían a los comerciantes de la época como Modesto Ojeda Fernández y Teófanes Paternina Ramos. Creció en un hogar humilde que no le permitió asistir a la escuela, pero gracias a la producción de productos a base de barro educó a sus hijos: Graciniano, José, Betilda, Freddy, Temilda, Andrés, Dagoberto, Angelberto y Víctor, en compañía de su esposo Andrés Avelino Rangel Contreras.

 

TIBURCIA SUSANA MORA LÓPEZ. Alfarera nacida en Chimí el 20 de agosto de 1920 en el hogar formado por el agricultor Eugenio Mora (Las Conchitas) y la alfarera María López Moreno. Su madre era una destacada alfarera que tenía varias trabajadoras como María de Jesús Mora y Rita Esmeral, y ella siendo testigo de esta rutina aprendió dicho oficio. Recuerda que la producción artesanal la vendían a los comerciantes Paublino León Arrieta y Modesto Ojeda Fernández; para tal fin conseguían el barro en los sectores conocidos como Las Mochilas, Cambembe, La Cienagueta, Barro Blanco, La Argolla y La Raíz; para mayor consistencia la arcilla era extraída de varios lugares, luego la materia prima era pilada tres veces, la amasaban y finalmente producían los respectivos moldes. Fueron sus hijos: Plácido (Vidales), Estela (Beleño), Gladis (Ortiz), Teódulo, Gabriel y Ángel.

 

EDUARD MANUEL MATHIEU ZULETA. Presbítero nacido en San Marcos (Sucre) el 16 de junio de 1938, en el hogar integrado por Petronio Mathieu Baquero y Cristiniana Zuleta Jiménez, nativos de las poblaciones sucreñas de Colosó y San Marcos, respectivamente. Los estudios primarios y secundarios los terminó en su tierra natal, luego ingresó al Seminario Mayor de San Benito de Abad donde fue ordenado Sacerdote en 1962. Posteriormente, fue nombrado Sacerdote de la Parroquia de Magangué donde laboró durante dos años y en 1964 es trasladado como párroco a la Iglesia de San Martín de Loba. Los cambios positivos en San Martín de Loba surgieron con la llegada del Padre Mathieu Zuleta, siendo impulsada su obra comunitaria con la llegada de los curas Maximino Barrero y Heriberto Rivas, quienes comprometidos con la liberación del pueblo convirtieron el lugar en un motor de cambio que coincidía con la intención de la iglesia de abrir las puertas a lo social. Durante siete años ejerciendo como Sacerdote en dicha municipalidad unido con la comunidad ayudó en la organización de la Junta de Acción Comunal, lideró con otras personas la creación de la Cooperativa Especializada de Educación de San Martín de Loba Ltda., entidad que luego creó el Colegio Cooperativo Agropecuario en 1969. Se dedicó como párroco a educar al pueblo para crear desarrollo, incidiendo positivamente en las generaciones de jóvenes de la época. A comienzos de la década de 1970, fue trasladado a la parroquia de San Pablo y luego recorrió como tales diferentes templos en Simití, Santa Rosa del Sur, Morales, Cantagallo y Gamarra (Colombia); Barquisimeto y Caudales (Venezuela).

CREACIÓN DEL PREMIO CACIQUE LOVA

A partir del 2015, el Festival Cultural y Literario de Chimí, empezó a entregar a los ganadores del certamen el “Premio Cacique Lova”, en una ceremonia final en la que los premios y las estatuillas eran los principales protagonistas. La premiación de la segunda versión correspondiente a dicha anualidad, se realizó por medio de un diploma con la imagen del Cacique Lova, que hace alusión a uno de los guerreros que defendió la subregión de Loba de la invasión de los españoles en la época de la Conquista.

Jotacastro, Maestro en Artes Plásticas egresado de la Escuela Superior de Bellas Artes de Cartagena, un talentoso artista que se expresa usando el barro, piedra, fibra de vidrio y técnicas mixtas de materiales como lenguaje, siempre jugando con los estilos y las formas, es el autor de la estatuilla que en su momento acogió la Fundación Libro Abierto como trofeo para los ganadores del aludido festival. El escultor sanmartinense fue el encargado de darle vida y forma al gran Cacique Lova, inmortalizándolo en una figura que más adelante cambió en forma y material.

La intensión de la organización fue concebir una estatuilla a la altura de los grandes acontecimientos nacionales en donde el codiciado premio, representa más allá que un simple trofeo: “la identidad del pueblo lobano”. Por eso se acogió la propuesta del escultor Jotacastro y de inmediato se inició con la tarea de idearse la imagen del Cacique Lova de acuerdo a las descripciones de los nativos, que hace el maestro Orlando Fals Borda en sus cuatro tomos de la Historia Doble de la Costa.

Historia del Cacique Lova

Premio Cacique Lova

Cuentan que, a la llegada de los invasores y saqueadores españoles, los nativos de lo que hoy se denomina “Loba” tenían una lengua ágrafa que los ibéricos denominaron “Malibú”, en la cual la palabra “Loa” o “La” significaba “agua”, término que, asimilado fonéticamente al castellano, fue convertido por ellos en “Lova”, con la fonación labiodental de la “v” española que después se transformó en la “b” bilabial, tal como la pronunciamos hoy. Esa denominación “Lova” le fue dada por ellos al cacique, de donde, por efectos metonímicos, pasó a ser el nombre de las tierras, de la subregión y, finalmente, del triángulo.6 La historia del Cacique Lova es narrada por la tradición oral en el libro “Mompox y Loba” del sociólogo Orlando Fals Borda, con la afirmación que fue bautizado con el nombre cristiano de Sebastián.

En efecto, la zona integrada por San Martín, Hatillo, Barranco y Altos del Rosario fue gobernada por el Cacique Lova. En cuanto al significado del término, también se conceptúa que esta palabra malibú, se refiere a “un tigre jaguar de manchas redondas y amarillas, que es el más fiero de todos”; el cual pudo ser el antepasado mítico con el que se identificaban todos estos aborígenes, a la manera de los clanes africanos.

Los nativos de la subregión de Loba conocieron el blanco español cuando llegó a la zona por primera vez en 1531 la expedición del bachiller Francisco Viana, enviado desde Santa Marta por el gobernador García de Lerma, cuando los españoles querían llegar al fabuloso zenú por esta vía. Los capitanes Juan de Céspedes y Juan de San Martín continuaron la expedición, pero no pudieron resistir las guasábaras de los Malibúes y se vieron obligados a regresar. Años más tarde, Juan de San Martín llegó nuevamente a la zona en la expedición del Licenciado Gonzalo Jiménez de Quesada cuando se disponía a conquistar el país de los Chibchas. Entonces, el panorama reinante en la subregión fue motivo suficiente para que los Zenúes y Malibúes decidieran lanzarse a una justa defensa de sus tierras liderada por los caciques más avezados como Lova, Bahamón y Mompox, quienes organizaron una fuerte rebelión entre 1542 y 1546. La contraviolencia nativa fue respaldada más tarde por el cimarronismo de los esclavos negros introducidos a los hatillos de la zona, como el de Jegua, Loba, Norosí y Simití, que lideraron las más fuertes revueltas.7

Documentos notariales referencian siglos posteriores, que después de vencidos los nativos, en 1745 los indios sobrevivientes de Loba tratados como esclavos, abandonaron esas laderas y se dirigieron a la isla de Tapoa, dentro de las Tierras de Loba cerca del caño del Rosario, y luego se marcharon aguas arriba sin que nadie supiera su rumbo fijo.

Hoy sólo queda el recuerdo de las proezas del Cacique Lova defendiendo las Tierras de Loba que era su territorio de supervivencia y que deja como herencia al pueblo lobano los valores éticos de “lucha, resistencia y perseverancia” por lo propio que es todo el entorno que alguna vez defendió.

POESÍA: MI TRISTE ECOSISTEMA

El verde de las praderas
que embellecen nuestros campos
hoy todo está destruido
con la retro lo arrasaron.

Los cursos de las quebradas
se la cambiaron de un tajo,
destruyeron sus orillas
que hasta las aves volaron.

La Regla ya ni se crece
hoy sólo hay pilas de tierra,
su ribera ya es desierta
mataron su ecosistema.

El Playón de Santa Rosa
que peces sabe cuidarlos,
en él sólo hay taruyas
todo está contaminado.

El caño que une a Chimí con Loba
casi todo está aterrado,
las quejas se oyen venir
si al medio ambiente dañamos.

Ni el Magdalena que surte los pueblos
del agua y de la pesca,
se ha convertido en cloaca
de alcantarillas que infectan.

No es que el mundo este cambiando
o loco como decimos,
los locos somos nosotros
que poco a poco lo destruimos.

Dilis Johana Ramos Cardona
2° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2015
Primer Puesto – Concurso de Poesía

DÉCIMAS A LA ALFARERÍA

Mi imaginación se eleva
vengo de Barranco ‘e Loba
se los digo en esta trova
mi institución es INEBA.
8° grado me lleva
vivir esta ocasión
mi tema a continuación
trata de la “alfarería”
mi nombre es Saray Sofía
presten mucha atención.

Les hablo de alfarería,
de la historia hace parte
se dice que es un arte
y parte de la economía.
Una gran artesanía
que los ancestros usaban,
con otros intercambiaban
para oro conseguir,
y comida pa’ vivir,
esto sí les ayudaba.

El barro lo utilizaban
para vasijas hacer
y allí poder comer
muchas ollas moldeaban.
A medida que avanzaban
lo fueron perfeccionando,
más cosas fueron creando
en su quehacer día a día
mejoró la economía
y el comercio fue agrandando.

Como vemos hoy en día
Juana Sánchez un ejemplo,
su hermosura yo contemplo
conservan la alfarería.
Siento mucha alegría
de esta realidad, les digo,
si tú quieres ser testigo
de esta obra colosal,
artesanía sin igual
ve a Juana Sánchez conmigo.

A ustedes pueblos hermanos
yo los quiero invitar
la tradición conservar
moldear barro con las manos.
Es un arte colombiano
hacer tinaja y mollón,
múcuras y tinajón,
son muy buenos los braceros,
las alcancías y veleros,
pueden ser de exportación.

Alfarero también es
mi Dios porque al hombre hizo
del polvo, así lo quiso,
eres noble si lo crees.
Tenga el joven interés
de tesoro tan precioso
que al barro hicieron famoso
hablo de Tiburcia Mora
Graciela es otra señora
su legado es muy valioso.

Saray Sofía Ardila Larios
2° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2015
Primer Puesto
Concurso de Decimeros

CUENTO: EL PERDÓN

En un hermoso campo vivía un señor llamado Antonio, quien había adquirido una fortuna con trabajo y dedicación, pero de un momento a otro su corazón se endureció como una roca y se fue olvidando de cosas tan simples como el saludo y la oración. Antonio no visitaba la iglesia porque no sabía qué pedirle a Dios, era tan arrogante que lanzaba dinero en las calles y decía a los transeúntes que lo llevasen al templo y le dijeran al sacerdote que ahí enviaba su limosna. Mencionaba a Dios, escasamente, cuando sufría un accidente o se enfermaba.

Se acostumbró a tener una vida desordenada frecuentando sitios de mala muerte y acostándose con prostitutas. Desde mucho tiempo no se acercaba al espejo, y al ver su rostro un día, no podía creer que era él quien estaba reflejado, pues se veía demacrado. Presuroso se dirigió al hospital y al regresar, renegaba de Dios y lloraba como un niño desamparado, maldecía todo lo que se encontraba en el camino. Se había enterado que tenía sida.
– Éste castigo es sólo envidia tuya -gritaba iracundo-.
– Como soy el hombre más rico sobre la tierra me quieres matar.

Blasfemaba y blasfemaba, mirando fijamente al cielo.

De pronto un amigo de Antonio, que lo conocía desde niño, se acercó a consolarlo:
– ¿Por qué hablas tan mal de Dios? ¿Acaso pensabas que tu riqueza te había hecho inmortal? – Muy bien sabes que no hay fortuna que libre a las personas de la muerte. Tú puedes ser el más rico de todas estas tierras, pero nunca te alcanzaría para comprar el amor de Dios. Yo puedo ser pobre de las cosas materiales pero mi riqueza está en lo espiritual; en mi gozo, en mi familia, mis amigos, en la gloria de nuestro Padre Celestial.

– Tu Dios me ha abandonado. Me ha mandado el peor de los males… acabo de enterarme que tengo un virus mortal, ya no me queda mucho tiempo de vida, si es cierto lo que dices de tu Dios, ¿por qué le hace esto a una persona?

Su amigo le dijo entonces…
– Dios nos dejó en la tierra para que viviéramos libremente, por eso no es responsable de nuestras malas acciones, te invito a la iglesia hoy, tenemos un ayuno de poder y gloria, quizás si te arrepientes de todo corazón, pueda perdonarte y eliminarte ese mal que tanto te agobia, mira que para Él nada es imposible, Él pudo vencer hasta la muerte.

Antonio aceptó a Dios en su corazón como a su único salvador y reconoció todos los pecados e hizo una promesa de desprenderse de todo lo que tenía con tal de recibir su perdón y vivir feliz sus últimos días de vida sobre la tierra.

Al llegar a casa, desocupó muebles, electrodomésticos, mascotas, vació la caja fuerte y avisó por la emisora para que todas las personas enfermas y pobres se acercaran para recibir una bendición, sólo se quedó con la ropa que tenía puesta y dio todo cuanto tenía a los más necesitados, incluso su casa, enchapada en mármol, la donó a una familia que habitaba debajo de un puente. Antonio había pasado de rico a mendigo, pero era tan extraño porque ahora se le veía más feliz que nunca.

Varios días después, caminando por la calle, encontró un espejo roto, se acercó lentamente, lo tomó entre sus manos y vio que no quedaba nada de aquel cadáver viviente, inmediatamente fue al hospital y le repitieron más de tres veces el examen de sida, pero ya no había enfermedad, se había sanado milagrosamente.

De rodillas alzó su mirada al cielo y no se cansó de pedir perdón y dar gracias a Dios por la obra que había hecho en él. Todavía sigue dando su testimonio, en su ser había nacido un nuevo hombre, lleno de gozo y humildad. Hoy, tiene una gran familia y pastorea una iglesia en cuyo frente figura un lema que dice: “La riqueza del hombre es efímera ante el enorme poder de la mano de Dios”.

Ilian Margarita Miranda Mendoza
2° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2015
Primer Puesto – Concurso de Cuento

Galería de imágenes 

FESTILITERARIO 2014

FESTILITERARIO 2014

1° FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO DEL CARIBE

CREACIÓN DEL FESTIVAL CULTURAL Y LITERARIO

La idea de crear un festival en el corregimiento de Chimí, jurisdicción del municipio de San Martín de Loba (Bolívar), nace en el marco de la realización del Festival Internacional del Libro 2013, en Bogotá, después de sucesivas reuniones entre el Director de la Fundación Libro Abierto, Carlos Alberto Ramos, y la Poetisa Yelixa Herrera Moreno, donde se acordó la organización de un comité para la realización de un festival que involucrara a los estudiantes y a los talentos de la Subregión de Loba.

Posteriormente, en el mes de noviembre de la misma anualidad, el Director de la Fundación organizó el Comité de Desarrollo Cultural integrado por los docentes Eduard Méndez Silva, Faustino Miguel Mendoza Viadero, Luis Alfredo Leguía Mora, Dairis Bandera León, Olga Alvarino Pinzón, Rosemberg Castro Cervantes y Yulieth Ramos.

El Docente Eduard Méndez Silva fue elegido como Coordinador General de dicho Comité y ejerciendo como tal fue presentado el proyecto del certamen cultural ante la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, quien pidió la inclusión del mismo en el presupuesto municipal. Con el respaldo del Concejal Publio Barros Canaval, el destino del proyecto se desvió para presentarlo al Concejo Municipal el 4 de diciembre de 2013, el cual después de dos debates fue aprobado. En dicha Corporación Edilicia, el Festival Cultural y Literario fue aprobado mediante Acuerdo 013 del 26 de diciembre de 2013, por medio del cual se acordó:

ARTÍCULO PRIMERO. Crear el Festival Cultural y Literario con sede en el corregimiento de Chimí, municipio de San Martín de Loba, Bolívar, evento a desarrollarse entre abril y junio de cada año, con la dirección de la Fundación Libro Abierto, Fundalibro.

ARTÍCULO SEGUNDO. La sede principal del Festival Cultural y Literario, será el corregimiento de Chimí, municipio de San Martín de Loba, Bolívar.

ARTÍCULO TERCERO. Autorizar como en efecto se autoriza al Señor Alcalde de San Martín de Loba, Bolívar, para que del capítulo en el presupuesto de cada vigencia correspondiente a Cultura, Recreación y Deporte se asigne los recursos necesarios y que permitan la realización del aludido festival.

ARTÍCULO CUARTO. La Fundación Libro Abierto, Fundalibro, presentará anualmente a la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba, un presupuesto detallado de los gastos que ocasionen las actividades e incentivos necesarios para el desarrollo del festival.

ARTÍCULO QUINTO. Por la jefatura de presupuesto y tesorería se harán los trámites aritméticos y contables que permitan los desembolsos legales.

Durante los días 7 y 8 de junio de 2014, el corregimiento de Chimí, fue escenario del 1° Festival Cultural y Literario, organizado por la Fundación Libro Abierto en alianza con la Alcaldía Municipal de San Martín de Loba y la Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear, de Chimí.

La programación inició el sábado 7 de junio con un desfile folclórico por las principales calles de la población, donde participaron los estudiantes finalistas de las instituciones educativas de Chimí, San Martín de Loba, Pueblo Nuevo, Playitas, Barranco de Loba, Hatillo de Loba, San Miguel y Juana Sánchez, acompañado por miembros de la comunidad. Posteriormente, se inauguró el evento en la tarima principal, donde se anunciaron los homenajeados: Eusebio Jiménez López, calafatero oriundo de la vereda Plan Bonito; Gonzalo de Jesús Villarreal Martínez, calafatero nativo de Chimí; y, Juan de Jesús Centeno Puerta, docente de San Martín de Loba. Acto seguido, comenzó la ronda de eliminatoria de los Concursos de Pintura, Reinado Ecológico, Poesía, Decimeros, Cuento, Canción Inédita Vallenato y Cuentero Costumbrista, que tuvo como jurado calificador al decimero y docente Jaime Eduardo Rojas Mora (Barranco de Loba), la docente Mabel Bolaño Balsa (Santa Marta), el escultor y escritor Jotacastro (San Martín de Loba) y el docente Gustavo Centeno Rojas (Santa Marta).

El domingo 9 de junio a las 10:00 de la mañana, se realizó el Conversatorio “La cultura como canto a la libertad de los pueblos”, por el docente Máximo Alemán Padilla, presidente de la Fundación Cultural y Ambiental Candelario Obeso y Director del periódico El Mompoxino. En el marco del conversatorio se presentó la obra literaria “Escarchas del alma” de la autoría de la Poetisa chimilera Yelixa Herrera Moreno. Luego, en horas de la tarde, se inauguró el Foro “La pesca como base económica y cultural”, que tuvo como ponente al jurista juanasanchero Julio Antonio Gill Muñoz, director de Corpofalsborda, acompañado en la parte lúdica por el poeta y decimero Jaime Eduardo Rojas Mora.

En el certamen cultural actuaron los grupos artísticos invitados: Banda Musical Once de Noviembre; Grupo de Tambora Los Chimilas; Grupo de Tambora Juventud Sanmartinense, de San Martín de Loba, como folclor invitado; Grupo de Tambora Esperanza Viva; Danza del Pescado de la Institución Educativa Técnica Pesquera Leonidas Ortiz Alvear, Los Engafados y K-Libre Vallenato, de Chimí.

Jurado: Gustavo Centeno Rojas, Mabel Bolaño Balsa, Jaime Eduardo Rojas Mora y Jotacastro.

CUADRO DE HONOR 2014

CONCURSO DE POESÍA

PRIMERO: Javier Eduardo Salas Pacheco. Poesía: Riqueza natural

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

SEGUNDO: Grimaldis Ramos Cardona. Poesía: Se acaba el pescado

Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

CONCURSO DE DECIMEROS

PRIMERO: Luis Armando Laserna Moreno. Obra decimal: La pesca en nuestra región

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

SEGUNDO: Margareth Llanos Acuña. Obra decimal: Décimas a la pesca

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

CONCURSO DE CUENTO

PRIMERO: Amiro Ospina Mejía. Cuento: El sueño de un pescador

Institución Educativa Juana Sánchez

SEGUNDO: Ney Mora Mejía. Cuento: Por culpa del alcohol

Institución Educativa Técnico Pesquera Leonidas Ortiz Alvear – Chimí

CONCURSO DE REINADO ECOLÓGICO

PRIMERO: Karol Yulieth Pacheco Urrutia. Vestido: Dama Antigua.

Institución Educativa Técnica Comercial de San Martín de Loba

SEGUNDO: Sandri Vanessa Contreras Páez. Vestido: Jardín Tropical

Institución Educativa de Cerro de Julio – Pueblo Nuevo

CONCURSO DE PINTURA

PRIMERO: Edgar Enrique Cabarcas Centeno

Institución Educativa Técnica Agropecuaria y Minera de San Martín de Loba

SEGUNDO: David Enrique Palmera Arroyo

Institución Educativa Técnica Agropecuaria Julio Ramón Faciolince – Barranco de Loba

CONCURSO DE CANCIÓN INÉDITA VALLENATO

PRIMERO: Elivier Camargo Rocha. Paseo: El cariño de mi pueblo – Chimí

SEGUNDO: Wilmer Rojas Rodríguez. Paseo: Tradiciones de mi pueblo – Papayal

CONCURSO DE CUENTERO

Declarado desierto

TEMÁTICA: LA CALAFATERÍA

 El 1° Festival Cultural y Literario de Chimí tuvo como lema: “Leer también es pescar… conocimiento para la vida”, como homenaje a las personas que de alguna manera tenían vínculos con la pesca, pero especialmente dedicado a la Calafatería, el arte de trabajar con madera fabricando canoas.

La Calafatería es el arte de construir canoas o botes con madera, teniendo para tal fin dos métodos de fabricación: enteriza y por piezas. La primera consiste en fabricar canoas cavadas de árboles grandes; y la segunda, consiste en fabricar canoas uniendo piezas o pedazos grandes de madera con puntillas y brea.

HOMENAJEADOS

Homenajeados: Juan de Jesús Centeno Puerta, Eusebio Jiménez López y Gonzalo de Jesús Villarreal Martínez

JUAN DE JESÚS CENTENO PUERTA. Docente nacido en San Martín de Loba el 9 de octubre de 1927, en el hogar integrado por el agricultor José Abdón Centeno Vidal y la alfarera Antonia Puerta Martínez, hogar del que nacieron doce hermanos de los cuales sobrevivieron Ubaldina, Félix, Cayetano, Anastasio y Juan. Inició sus estudios primarios en la Escuela Urbana de Varones de San Martín de Loba, donde tuvo como maestro a Jaime Caballero, terminando posteriormente en la escuela privada del profesor Eduardo Ramos Pacheco. En el Colegio Nacional de El Banco cursó hasta tercero de bachillerato. Desde el 30 de mayo de 1955 empezó a ejercer como maestro departamental en la Escuela Urbana de Varones, en reemplazo de Tomás Mier González como director; después fungieron como maestro en la misma sede Adán Ramírez Mora, Demóstenes Ríos, Ignacio Arzúzar y otros. Durante 37 años se desempeñó como docente hasta su retiro en 1992.

EUSEBIO JIMÉNEZ LÓPEZ. Calafatero nacido en la vereda Plan Bonito del municipio de San Martín de Loba, el 5 de marzo de 1949, en el hogar formado por Patrocinio Jiménez Acosta y Estebana López Camargo, nativos de Chilloa y Margarita, respectivamente. Parte de su infancia la vivió entre Chimí y Tamalamequito, jurisdicción de El Banco, donde cursó la primaria hasta cuarto año elemental. Aprendió el arte de hacer canoas viendo al calafatero Eliseo Martínez Narváez, con quien trabajó durante un largo tiempo hasta que decidió aventurarse en la calafatería de manera independiente, hoy cuenta con más de 40 años de experiencia en este arte. Según Jiménez López este oficio se aprende viendo y practicando, de esta manera aprendió a hacer canoas enterizas y por piezas.

GONZALO DE JESÚS VILLARREAL MARTÍNEZ. Destacado calafatero nacido en el corregimiento de Chimí, el 17 de julio de 1961, en el hogar formado por Víctor Villarreal Sánchez y Petrona Martínez Narváez. Cursó hasta primero elemental en su tierra natal y luego viendo a sus tíos Mateo y Eliseo Martínez Narváez trabajando con madera, aprendió el arte de la calafatería. Él mismo asegura que la primera canoa la hizo a punta de machete, forma de trabajo que aprendió de su abuelo Pedro Fernando Villarreal cuando hacía canoas enterizas o cavadas como las denominan popularmente. Durante más 30 años ha vivido del arte de la calafatería, como medio de subsistencia para mantener a su familia.

DÉCIMA: LA PESCA EN NUESTRA REGIÓN

Les voy hablar de la pesca
es algo internacional
por supuesto cultural
aunque a usted no le parezca.
El beneficio que ofrezca
a todos los pescadores
también los consumidores
que nos sirve de alimento
lleno de agradecimiento
con los fieles luchadores.

Actividad consistente
medio para trabajar
de esta forma alimentar
en el mundo a mucha gente.
Pa’ que lo tenga presente
consiste en la extracción
de peces en la extensión
de su medio natural
es algo muy cultural
en toda nuestra región.

Los peces en extinción
es un problema frecuente
que afecta toda la gente
por la contaminación.
Haciendo la aclaración
que se debe mejorar
para no perjudicar
y así pescar sin violencia
teniendo mucha paciencia
para poder conservar.

Se utilizaba el corral
método de pescadores
se reunían los señores
era muy tradicional.
De forma profesional
encerraban a los peces
y lo hacían varias veces
eso les daba importancia
llenándolos de ganancias
en el año to’ los meses.

Aunque es duro y matador
no lo saben valorar
lo empiezan a malgastar
el arte del pescador.
Lo ganan con su sudor
el sustento de sus mujeres
y lo pierden en placeres
gastándoselos en ron
pues no tienen la razón
no cumplen con sus deberes.

La pesca es lo mejor
de ella se puede lograr
platos para degustar
que tienen un rico olor.
El bagre tiene un sabor
muy sabroso y exquisito
el pescao esmechaito
no tiene comparación
produce satisfacción
en viuda es muy sabrosito.

Luis Armando Laserna Moreno
1° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2014
Primer Puesto
Concurso de Decimeros

 

CUENTO: EL SUEÑO DE UN PESCADOR

Érase una vez en un pueblo muy lejano donde vivía Pedro, un muchacho pescador de veinticinco años que soñaba con ser pez. Todas las mañanas Pedro se levantaba y se iba a la orilla de la Ciénaga de Palenquillo a observar el comportamiento de los peces, y con esa fija observación, él se sentía libre de cualquier problema; sólo quería estar ahí por un largo tiempo y no hacer otra cosa. En sus diez años de ser pescador, Pedro nunca había sentido lo que sintió cuando soñó que la única forma que él tenía para ser un pez era lanzándose al agua y nadar hasta que sus fuerzas se desvanecieran y si llegara a resistir encontraría la luz que lo ayudaría a convertirse en pez, a pesar de que su respiración era la de un humano.

Un día Pedro se puso de pies en la orilla de la ciénaga y pensó en cómo haría para nadar por entre el agua si él era una persona y no un pez; además se preguntó que si sus esperanzas eran tan fuertes como para poder resistir todos los peligros que este sueño requería. Todo era tan confuso y no sabía cómo lanzarse al agua sino podía respirar como un pez.

Al día siguiente, Pedro se puso de pie nuevamente en la orilla de la ciénaga y no podía creer lo que estaba viendo. La cantidad de peces era tan sorprendente que su cuerpo se paralizó. La contaminación de la Ciénaga de Palenquillo no tenía límites y Pedro se llenaba de miedo cada día más por un sueño tan arriesgado y peligroso, pero aun así él lo quería cumplir. Esa misma mañana él le hablo a su mejor amigo, Teo, un muchacho de veintisiete años igual de soñador como él, y sin dar reserva le habló de toda esa aventura y tanta fue la pasión con que se la contó que el contagio fue inevitable. Teo se llenó de intriga y de deseo por emprender el viaje que aun sabiendo que era peligroso, también decidió que quería ser un pez. Ahora la esperanza de Pedro era más fuerte y el deseo por cumplir su sueño era gigantesco porque tenía un apoyo incondicional como lo era el de Teo.

Dos días después, Pedro y Teo, ya estaban preparados para emprender la gran aventura en busca de un sueño. Caminaron hacia la orilla, se miraron e hicieron una promesa, la cual era que si alguno de los dos llegara a morir el otro no se rendiría y seguiría luchando. Terminado de decir lo anterior, con gran suspiro en su corazón, con los ojos cerrados y con una felicidad inmensa se lanzaron al agua y sin mirar atrás, comenzaron a nadar por un largo tiempo como humanos, pero luego tuvieron que hundir y nadar como peces. Sus sueños y el poder de la esperanza eran tan fuerte que rompía todo obstáculo y lo imposible se hizo posible, porque ellos aun no siendo peces ya habían cruzado la mitad de tan inmensa ciénaga.

Teo y Pedro nadando se imaginaban cómo vivirían siendo unos peces. Cómo serían sus cuerpos, sus rostros, sus ojos, el latido de su corazón y todo lo que ellos eran. También pensaban que si el rocío de sus pieles iba a ser tan frágiles como para vivir en armonía como siempre lo habían deseado.

Una semana después, los dos ya se sentían cansados a pesar de que sus esperanzas desde lo más profundo de su corazón seguían intactas. Aunque los dos nadaran como un pez, sus cuerpos aún eran como los de una persona; el haber cruzado casi toda la Ciénaga de Palenquillo era algo inexplicable y estando así en ese momento todavía se preguntaban, el porqué de ese sueño tan loco. Qué era lo que los impulsaba a ser tan apasionados por un escrito de libertad; libertad que es exigida cuando se es un soñador.

Los días seguían pasando y ellos se preguntaban que en dónde estaba la luz, entonces pensaban que si todo lo que estaban haciendo valía la pena sólo por un sueño, todo tenía que ser gracias a la voz de aliento que sus seres interiores gritaban sin descansar.

Un día más, y Teo ya no podía soportar, su corazón desteñía y sus esperanzas ya no eran tan fuertes. Ahora su ser gritaba, pero de desolación, su alma ya estaba cansada y era como la rosa negra que se sentía excluida de las demás rosas, pero que sentía la necesidad de ser fuerte y poder soñar que era de otro.

Teo sin más esperanzas se dejó arrastrar por las fuertes olas de la ciénaga, su llanto desconsolado era inevitable y Pedro desde su ser le decía que no se rindiera, que soñara con una vida llena de sueños e ilusiones, con una vida nueva en donde sus corazones fuera un profundo mar de secretos que ni el animal marino más grande pudiera romper. Pero esto se lo dijo demasiado tarde. Teo se había perdido en lo más profundo de la Ciénaga de Palenquillo y su voz sin aliento sólo pedía auxilio. Ahora Pedro sabía por dónde empezar, estaba acorralado y también se estaba quedando sin aliento, no sabía si seguir y abandonar a su mejor amigo o buscarlo y abandonar su sueño, ya no podía más, solo lloraba como un niño desconsolado, y pensar que fue él quien impulsó a Teo a seguir ese sueño, lo cual lo llenaba de dolor y melancolía, así que decidió buscarlo por el mismo sendero en que buscaría la luz.

Una semana más, y solo en ese instante no tuvo de otra que dejarse guiar por el poder de la esperanza. Iba por un sendero desconocido cuando de pronto sintió aquella presencia extraña y era Teo, nadó hasta donde estaba él; lo cogió y su felicidad fue inmensa pero desgraciadamente se encontró con la sorpresa de que éste ya estaba casi muerto y lo único que le dijo fue que siguiera su sueño sin descansar que él desde el cielo lo ayudaría. Entonces fue allí donde la esperanza de Teo se desvaneció y abriendo sus ojos lentamente murió; Pedro no lo podía creer, lo abrazó despertando en él un llanto lleno de mucho dolor y de impotencia por saber que él había sido el culpable de su muerte, porque si aquella mañana él no le había dicho nada, Teo aún seguiría con vida. Ahí de inmediato lo soltó con gran desolación, dejó caer su cuerpo, al igual que dejó desprender una sufrida lágrima que junto a Teo tocaron fondo y se desprendió una gigantesca luz que rozó su corazón y lo convirtió en pez.

Desde entonces Pedro fue el pez más feliz y con él se llevó el recuerdo más bello de Teo, porque cumpliendo su sueño también cumplió el de él, en la aventura más sinfónica de la pasión todo por el sueño de un pescador.

Amiro Ospina Mejía
1° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2014
Primer Puesto – Concurso de Cuento

POESÍA: RIQUEZA NATURAL

Lucero que guía las mañanas
al pescador que pesca sin parar,
peces atrapa con su atarraya
para el sustento de su hogar.

Al amanecer de un nuevo día
su tristeza deja atrás,
vuelve a pensar en las aguas turbias
que su alimento le da.

Su felicidad allí está,
aun con el sol ardiente,
sabe que la noche
su piel tersa le devolverá.

¡Qué bello! Es apreciar las olas,
que chocan, que vienen y se van;
es la riqueza de la humanidad
le da vida a ricos y pobres,
esa gran fuente natural.

El canalete y la atarraya
en el río no deben faltar,
pero… pescador que se respete
la veda con paciencia debe esperar.

Javier Eduardo Salas Pacheco
1° Festival Cultural y Literario de Chimí, 2014
Primer Puesto – Concurso de Poesía

Galería de imágenes